miércoles, 5 de enero de 2011

La Viuda Negra en Marvel Knights I.

Varias son las miniseries con las que ha contado La Viuda Negra desde 1999, aunque su relación con Daredevil sea casi tangencial, el especial feeling entre ambos personajes y el que casi todas estas miniseries estén encuadradas en el sello MK (del que Daredevil fue su principal estandarte), hace cuando menos interesante una mención a las mimas.



Publicada en 1999, la primera de la miniseries se compuso de tres números a cargo de Devin Grayson (The Titans) a los guiones y del genial J.G. Jones (Wanted) a los lápices, en España el comic ha contado con dos ediciones una primera en forma de miniserie de tres números en grapa de la mano de Planeta de Agostini bajo el sello Forum, otra segunda recopilada de la mano de Panini en el polémico formato BoM.

Si por algo destaca esta primera miniserie es por el espectacular trabajo de Jones, un dibujante de corte realista que sabe dotar a sus páginas de un dinamismo y una elegancia que hacen de su trabajo uno de los más llamativos de los últimos años, la lastima es que más allá de las portadas se prodiga muy poco; con un dibujante así, esta miniserie no podría ser otra cosa que lo es, acción a raudales y espionaje al más puro estilo James Bond; la trama gira en torno a un peligros virus localizado en el ficticio país de Rhapastan, se trata de un virus que dota de superfuerza durante dos minutos para al final acabar matando a su portador, el virus en manos de un despiadado coronel es codiciado tanto por rusos como por americanos teniendo Tasha la misión de hacerse con él, pero ¿para quién?.

Una trama que gira en torno a las lealtades de Tasha en la que Daredevil tiene un papel casi anecdótico y que sirve para presentar a Yelena Belova (que ya había sido introducida brevemente por Paul Jenkins y Jae Lee en la maxiserie de los Inhumanos también para el sello MK), la nueva Viuda Negra producto al igual que Tasha de la Sala Roja (una agencia militar rusa especializada en al creación de agentes secretos), Yelena se muestra desde un principio tan leal a Rusia como ansiosa por mostrase superior a Tasha; en fin una miniserie muy entretenida y sobre todo muy bien dibujada que sienta las bases de lo que vendrá.



La segunda miniserie data del 2001, se compone también de tres números y contaría como equipo creativo de nuevo con Devin Grayson a los guiones , aunque en este caso apoyada por Greg Rucka (Elektra), siendo Scott Hampton (Batman) el dibujante, en España la miniserie ha contado con una única edición en forma de miniserie de tres números de nuevo de la mano de Forum.

Esta segunda miniserie es diametralmente opuesta la primera, así, sin en aquella teníamos acción a raudales y espionaje “jamesbondinao”, en esta prima el estudio psicológico de los personajes y el espionaje más “sucio” propio de Bourne, tal vez la presencia de Rucka y sobre todo la de Hampton (con un estilo que recuerda al de Michael Gaydos y por ello totalmente opuesto al de Jones) explican este cambio, y es que inspirándose en Cara a Cara de John Woo, Tasha y Yelena intercambian sus cuerpos (sin saberlo la segunda), contando para ello con la recalcitrante ayuda de Daredevil que jugara un papel más activo en esta miniserie como protector de Yelena, el objetivo es captura un general ruso que pretende introducir de contrabando armas nucleares en los USA, pero sobre todo lo que Tasha pretende es mostrar a Yelena la verdadera naturaleza del espionaje y enseñarle que en ese mundo no se puede dar lealtad ciega a nadie, de nuevo una miniserie entretenida que nos ayuda a conocer más, tanto a Tasha como sobre todo a Yelena la cual poco a poco empieza a tornarse como un personaje interesante.



El interés por el personaje lleva a que este tuviera una nueva serie limitada en solitario, encuadrada en este caso en el sello Max (sello para adultos de Marvel, donde en teoría podría haber más libertad creativa), y editada en el año 2002, la miniserie contó con guiones de nuevo de Rucka (en este caso en solitario), y dibujos de un Igor Kordey (New X-Men), que demuestra ser un dibujante competente si se le da tiempo, a este equipo creativo se unen las siempre excelentes portadas de Greg Horn (Elektra), la mini en España ha tenido una única edición de la mano de Forum en este caso en un único prestigio que la ha recopilado entera.

La trama gira en torno al asesinato de un instructor de Yelena en club de sadomaso, Yelena sigue creciendo como personaje, aunque en el fondo pese a todo su entrenamiento y sus sobresalientes actitudes físicas, sigue mostrándose como una ingenua que da su confianza con demasiada facilidad, y que es manipulada continuamente por sus jefes para ponerla a prueba, de nuevo una miniserie entretenida (aunque al parecer fuera de continuidad oficialmente) que demuestra el potencial de un personaje que sin embargo pareció ver su final “gracias” a Bendis en las paginas de Los Nuevos Vengadores, y es que Bendis en su afán por recuperar personajes (Eco o el Vigía serian claros ejemplos), no mostró tanto cariño por Yelena, ya que primero la desfiguraría y luego en una trama totalmente absurda la transformo en una especie de nuevo Superadaptoide, solo para acabar muriendo, o al menos así pareció ya que recientemente el personaje ha sido recuperado en los nuevos Thunderbolts de Norman Osborn.

Termina así lo que podíamos llamar “primer ciclo” de la Viuda Negra en MK, aquel escrito por Devin Grayson y Greg Rucka, quedan todavía dos miniseries ambas bajo guiones del novelista Richard K. Morgan, que supondrán lo que podemos llamar “segundo ciclo” de la Viuda Negra en Marvel Knights.