viernes, 17 de diciembre de 2010

Elektra, la película.

Si bien Daredevil no fue un ni mucho menos un éxito avasallador a nivel recaudatorio (180 millones de dólares en todo el mundo por 78 de presupuesto) si tuvo el suficiente éxito como para generar este spin-off que condicionaría el futuro de lo que se pretendía que fuera franquicia cinematográfica.

Estrenada en enero de 2005, la película dirigida por Rob Bowman (uno de los creadores de Expediente X), y protagonizada por Jennifer Garner (quien ya había interpretado al personaje en Daredevil) contó con unos 43 millones de dólares de presupuesto recaudando 56 en todo el mundo, de los cuales solo 24 llegaron del mercado americano, un relativo fracaso que en un mundo que se mueve por cifras condiciono negativamente el futuro de Daredevil o su entorno en el cine.

Tradicionalmente siempre hemos defendido la postura de que si bien es bueno que haya adaptaciones cinematográficas de los personajes Marvel (o de DC vaya) por, entre otras cosas, el público (mayor o menor, pero en todo caso alguno) que estas pueden atraer, lo cierto es que su calidad siempre nos ha parecido irrelevante para el comic en si, este seguirá siendo bueno o malo en función del propio comic y que la adaptación no funcione no tiene por que perjudicarle en nada, si la peli esta bien mejor que mejor, si no, no pasara absolutamente nada, tal vez uno de los ejemplo más claros es precisamente Elektra, ya que probablemente estamos ante al peor adaptación de un personaje Marvel de los últimos tiempos.

Elektra es un personaje muy difícil, tanto que en los comics, medio en el que nació, nadie más allá de su creador Frank Miller, han sabido interpretarla con el paso de los años; Elektra es una autentica fuerza de la naturaleza, ama, odia, desea, actúa con tal fuerza que todo lo que se encuentra a su alrededor se ve arrastrado como un torbellino, su condición de personaje casi de autor, hace que reinterpretarla sea complejo, muy complejo, en la película de Daredevil, se opto por mostrar una Elektra mucho más mundana, parecida a la que Miller presentó en su primera aparición, pero carente de su fuego interior, de esa oscuridad que en cada página del comic se podía percibir, la interpretación de Jennifer Garner no ayudo demasiado, y es que ser una buena atleta no implica ser una buena actriz, y pese a su enorme belleza, la inexpresividad de sus facciones y lo simple de su papel hicieron que Elektra se tornase en la película de DD en un personaje mediocre, casi carente de interés, pero al menos no muy lejano al personaje mostrado en los comics de la Marvel postMiller, así parecía que el camino optado por productores, guionistas, director y demás de cara al futuro spin-of, sería precisamente ese, obviar en gran parte el trabajo de Miller y centrarse en las revisiones posteriores del personaje, de este modo la cosa, ya pintaba mal desde el principio, aunque nadie podía esperarse lo que termino siendo.

Aún y con todo la película no empieza mal, y es que los primeros 15 minutos son un calco casi viñeta a viñeta del MK: Elektra 23 de Robert Rodi y Sean Chean, una escena de acción bien rodada y que por lo menos parecía anunciar que estábamos ante una entretenida película de artes marciales; nada más lejos de al realidad el enfoque cambia enseguida y asistimos a un nuevo encargo mercenario de Elektra, encargo que no sabe quien se lo da y que desconoce exactamente cual es pero que como pagan bien le lleva a un poblacho perdido del Canadá, donde y en espera de que le lleguen noticias sobre a quien ha de matar, Elektra (a su pesar en un principio), establece amistad con unos vecinos compuestos por un padre soltero y su repelente y pesada hija, los minutos avanzan, el aburrimiento se sucede, y pese a la lucha que hay que mantener para no dormirse, lo cierto es que no hace falta ser muy listo para darse cuenta de que serán precisamente estos vecinos los que debían tornarse en victimas de Elektra.

Aún y con todo, pese al continuo aburrimiento, la película tiene un momento definitorio, un momento que puede rescatar la peli de la intensa mediocridad que estaba siendo y tornarla en algo al menos diferente, cuando Elektra conoce por fin sus objetivos, les apunta con un arco desde la distancia, es un momento cumbre si los mata, aparte de sorprendente e inesperado estaremos ante lo que se supone que una asesina profesional como ella habría de hacer, si los salva se iniciaría una larga travestía por el desierto hasta el final de la peli con Elektra protegiendo a los que debían ser sus victimas, por supuesto los salva, y la peli muere en ese mismo instante, lo que queda hasta el final, es un largo y prolongado suplicio, la niña resulta ser alguien especial, La Mano (con un Kirigi muy chungo, e incluso una María Tifoidea de lo más lamentable) quiere matarla, La Casta (con un Stick, interpretado por Terence Stamp, que poco tiene que ver con el cínico cabrón de los comics), salvarla, y los espectadores que acabe la película.

Por suerte y tras algo más de hora y media de aburrimiento la película llega a su final y con ella las esperanzas de ver algún día un DD 2, bueno que quieren que les diga, visto lo visto casi mejor.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Elektra, comics inéditos en España.

A pesar de no haber protagonizado excesivos proyectos, lo cierto es que Elektra también tiene su cuota de comics inéditos en España, no son muchos pero si merece la pena echarles un ojo.

Más allá de los números inéditos de su segunda serie regular, lo cierto es que no son demasiados los proyectos protagonizados por la asesina griega que no se hayan editado en España, apenas dos miniseries, un one-shot y alguna historia especial.

Empezando con las miniseries, la primera a mencionar es Elektra: Glimpse and Echo, serie limitada de 4 números publicada a finales del 2002 que cuenta con Scott Morse (Plastic Man) como autor completo, enmarcada en plena fase experimental de Marvel, en la que bajo la dirección de Bill Jemas, la editorial parecía tornarse en ocasiones en una especie de sucursal de Vertigo con autores mucho más dados a la experimentación que a contar historias de superhéroes, Glimpse and Echo supone ante todo un vehículo para el lucimiento formal del minimalista y esquemático trazo de un Morse que si bien gráficamente realiza un trabajo interesante o cuando menos diferente, desde el punto de vista de la historia en si, esta resulta cuando menos convencional a parte de difícil de encajar en la continuidad, la historia narra un nuevo encargo como asesina de Elektra, que termina con una historia de fantasmas cuando un trompetista asesinado por La Mano, pide a Elektra que mate a su propio hijo un profesional famosísimo de la NBA que esta a punto de convertirse en el nuevo guru de la secta ninja, en fin, una historia diferente desde un punto de vista gráfico lo que de vez en cuando se agradece.

La segunda miniserie lleva por nombre Elektra: The Hand, y a pesar del Elektra que lleva en el titulo, se trata en realidad de una historia que narra el origen de La Mano, siendo Elektra mera espectadora del asunto, la miniserie de cinco números que contó con guiones de Akira Yoshida (Uncanny X-Men) y lápices de Christian Gossett (The Red Star), así como con unas magnificas portadas de la mano de Bill Sienkiewicz (Elektra Asesina), se sitúa en la época en la que Elektra es líder de La Mano, y se inicia con un relato de un subordinado en torno a la primera mujer que resucito la secta, la historia parte de finales del siglo XVI cuando poco a poco Japón se va abriendo al comercio con Occidente, lo que provoca el rechazo de gran parte de la sociedad que se aferra con fuerza a sus costumbre tradicionales y rechaza a los “diablos extranjeros”; el comic narra la vida de Kagenobu Yoshioka; un niño en aquella época que ve como su madre es apresada por la muerte de un comerciante extranjero que la había intentado violar, a partir de ahí Yoshioka, inicia un camino de odio que le llevara a fundar La Mano con el objetivo de derrocar a su gobierno y echar a todos los extranjeros de Japón, su vida cambiara sin embargo cuando conozca a Eliza Martinez, hija de un comerciante portugués y de una japonesa, a la que (pese a la oposición de sus lugartenientes) acaba instruyendo en la artes marciales, y de la que termina enamorándose, finalmente sus lugartenientes se rebelan contra Yoshioka, y terminan matándolo (tras un sangriento combate) junto con Eliza, la cual muestra tal destreza en combate que se torna en la primera de la muchas mujeres guerreras resucitadas por La Mano; un historia interesante que permite aportar un origen bastante creíble a la misteriosa secta, y que a su vez permite dejar huecos en sus historia que se pueden retomar en un futuro (toda la relación con la Bestia, La Casta y demás).

Más allá de estas series limitadas cabría mencionar el one shot, Elektra On the Rise, comic que se regalaba en los USA junto a la versión del director de la película basada en el personaje, realizado en 2005 por la pareja Jimmy Palmiotti y Justin Gray (Héroes de alquiler) a los guiones y por el maravilloso Rick Leonardi (Spiderman 2099) a los lápices, el comic narra la resurrección de Elektra gracias a Stick y la continuación de su “carrera” como asesina profesional a partir de entonces, una mera anécdota que cabe mencionarse si acaso por la calidad de sus autores.

Hay que mencionar también las dos historias de Elektra incluidas en dos interesantes antologías, la primera se encuentra en el número 8 de Over the Edge (colección de 10 números lanzada en 1994-95, con el surgimiento de la efímera línea Marvel Edge, claro precedente de Marvel Knights que agrupaba a personajes como Daredevil, el Motorista Fantasma, el Castigador o Elektra), se trata de una historia corta a cargo de los semidesconocidos Adam Vega a los guiones y Stephen Jones a los lápices, en la que (anticipando el argumento de la futura película), Elektra termina por ayudar a una chica perseguida por La Mano a la que la propia Elektra tenia el encargo de matar.

La segunda historia ya del 2002 se enmarca dentro del sello Marvel Knights en concreto en la serie limitada Double Shot, una antología de 4 números que situó a modo de puente entre el volumen I y el II del fracasado grupo Marvel Knights, la colección que incluía en cada número dos historia protagonizadas por personajes del sello (una de ellas sobre Man Thing sería escrita por Grant Morrison), contó con Elektra como protagonista en una de las dos historias del número 3 de la colección, con guiones de Greg Rucka (guionista casi exclusivo de cualquier versión de Elektra en la época), y lápices del portadista Greg Horn , la historia que narra el enésimo encargo como mercenaria de Elektra (en este caso matar a un insoportable director de cine), cuenta con una muy torpe narrativa por parte de un Horn que demuestra una vez más que ser un buen portadista no tiene por que ser sinónimo de ser un buen dibujante de comics, como elemento más destacado.

Cabría reseñar ya para acabar un par de historias de complemento realizadas por D.G Chichester y Scott McDaniel con el personaje como paso previo al lanzamiento de Elektra Raíz del Mal, las historias de 4 y 3 páginas fueron incluidas en los números 334 y 336 del volumen I de Daredevil (incluidos en España en el tomo Sombras de Humanidad, donde solo se publico la historia principal), y muestran el nuevo status de Elektra a medio camino de su anterior vida como asesina y el paso que se disponía a dar en la por entonces futura serie limitada.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Elektra, algunos cameos.

No ha sido Elektra un personaje muy dado a las apariciones en otras colecciones más allá de Daredevil, lo cual no significa que estas no hayan existido, destacando sobre todo sus cameos en la colección de Lobezno.

Concebida como contrapunto para Daredevil y siendo como es un personaje “de autor”, durante la época en la que Miller se ocupo del personaje más allá de sus apariciones en DD, Elektra no tuvo presencia alguna en el Universo Marvel, habría que esperara al relanzamiento que para el personaje supuso Caída del Paraíso para que se dejara ver lejos de las paginas del Hombre sin Miedo o de miniseries propias y como no podía ser de otra manera el personaje elegido para tal aparición sería el omnipresente y con una amplia relación con La Mano, Lobezno.

En plena etapa de Larry Hama y bajo lápices inicialmente de Adam Kubert y después de Val Semeiks , Elektra se convertirá en personaje secundario de la colección del canadiense de las garras entre los números 100 y 106 del volumen II (fechas de portada de Abril a Noviembre de 1996) de la colección del personaje en los USA (incluidos aquí en el volumen II de Lobezno de Forum números 10-16), la trama se iniciaba con un reaparecido Stick (ni muerto ni vivo si no “en otro plano”.....o eso decía Hama), que encarga a Elektra la misión de reconducir a Logan, un Logan que cada vez esta cayendo más en su lado bestial dejando atrás su humanidad; para entender esto un poco mejor se debe tener en cuenta que en aquel momento Lobezno había perdido su esqueleto de adamatium arrancando salvajemente por Magneto a través de los poros de su piel, la traumática experiencia había llevado a Logan a caer cada vez más en un estado feral del que parecía no poder escapar, Elektra, en solo un par de números (uno de ellos tien in con el crossover de la época, Onslaught), consigue ayudar a Lobi a reconducir su vida y le ayuda a retomar su casi perdida humanidad, Elektra se despide de la colección del garras con un número final en el que viajan a Grecia y se habla del pasado de la madre de Elektra como luchadora contra los nazis durante la II Guerra Mundial, elemento este que Hama retomaría durante su breve estancia como guionista de la primera serie regular del personaje.

De esta época son otros dos cameos que merecen ser destacados, el primero acaecido en el Amazing Spider-Man 424 (con fecha de portada de Junio de 1997 y publicado en España en Peter Parker: Spiderman volumen I número 6 de la mano de Forum), y supone el primer encuentro entre Spidey y Elektra que antecede al anual compartido por ambos, un encuentro casi anecdótico donde Elektra y Spidey combaten juntos a unos ninjas, el segundo comic relevante en la época sería el crossover Marvel vs DC en concreto su número 3, donde Elektra se enfrenta y vence a Catwoman, el crossover se enmarca en la fiebre noventero por los crossovers entre editoriales y postula en enfrentamiento entre personajes de ambas editoriales cuyos resultados los decidirían los lectores en votación, con resultados tan cuestionables como la victoria de Lobezno frente a Lobo o la de Tormenta frente a Wonder Woman.

Habrá que esperar algunos años para volver a Elektra como invitada en otra serie ajena al cuernecitos y de nuevo la elegida sería Lobezno en este caso durante la etapa de Millar y Romita jr. en la colección, (Wolverine USA volumen III números 20 a 31 con fechas de portada de Diciembre de 2004 a Octubre de 2005, publicados en España en el Lobezno volumen IV números 1-6), la etapa espectacularmente dibujada y llena de efectismo y fuegos artificiales trae consigo una nueva muerte y resurrección de Elektra a cargo de La Mano, y termina con la colaboración entre Lobezno y Elektra para vencer la unión entre Hydra y La Mano teniendo como conclusión final un nuevo y sorprendente status para Elektra, que acabaría como líder de la peligrosa secta japonesa, un nuevo e interesante status que apenas si seria explorado por Bendis y por Brubaker en las páginas de Daredevil para acabar por fin y de la mano del propio Bendis bajo lápices del mediocre Leinil Francis Yu en el que sería el siguiente cameo de Elektra en el Universo Marvel, acaecido en la páginas de Los Nuevos Vengadores 27-31 USA (con fechas de portada de Febrero- Junio de 2007, incluidos en los números 25-27 de la edición española de Panini).

La saga que da inicio al enésimo crossover marvelita (Secret Invasión), termina con Elektra muerta a los pies de Eco, la sorpresa llega cuando se descubre que el cadáver no es el de Elektra si no el de un skrull, bueno sea como sea el futuro de Elektra, tras la Invasión Secreta y el Reinado Oscuro consecuente (con mini propia ya reseñada por aqui) pasa al parecer por su integración en los renacidos Héroes de Alquiler, algo que en principio no casa en exceso con la naturaleza del personaje...nada nuevo bajo el sol por lo tanto para un personaje permanentemente maltratado desde su regreso y con el que nadie sabe que hacer.

Cabría reseñar si acaso y más como anécdota que otra cosa la presencia de Elektra en el Hulk de Jeph Loeb (Hulk 14-15 y 17, correspondientes con los números 17-18 y 20 del volumen I de El Increíble Hulk en España de la mano de Panini), donde el polémico guionista parece más interesando en ver como dibujan Ed McGuinness o el renovado Ian Churchill al personaje que en lo que pinta en una historia con Hulk de por medido, puro espectáculo sin sentido en el que Elektra esta por estar, a esto habría que añadir sus cameos en los Incredible Hulk 606-607 (El Increíble Hulk 26-27 en España), donde junto a la X-Force, Domino se enfrentará a la Hulka Roja habida cuenta de lo que ambas descubrieron en la saga de Loeb.

Más allá del Universo Marvel tradicional la presencia de Elektra ha destacado sobre todo en el Universo Ultimate, donde aparte de las dos miniseries coprotagonizadas junto a DD, ha tenido un presencia más o menos relevante en la paginas de Ultimate Spiderman siempre de la mano de B.M Bendis a los guiones, su primera aparición se produjo en Ultimate Spiderman especial 2003 comic especial en el que se muestra el aprendizaje del Spidey definitivo mediante su encuentro con distintos personajes del Universo Marvel Ultimate, siendo cada uno de estos encuentros plasmado por un dibujante diferente, en el caso que nos ocupa el encargado será Frank Cho quien dibujara una espectacular Elektra, la cual se enfrentaba a Spidey a lo largo de unas pocas páginas con motivo del intento frustrado de asesinato de un dictador extranjero por parte de Elektra, al llegar a casa, Spidey descubre que el dictador es responsable de crueles matanzas en su país y se da cuenta que no todo es blanco y negro; la siguiente aparición del personaje tendría lugar en los Ultimate Spiderman 51-53 (con fecha de portada de Febrero a Abril de 2004 y publicados en España en Ultimate Spiderman volumen I 38-39 ya de la mano de Panini), donde una Elektra ya al servicio de Kingpin se enfrentaría de nuevo a Spidey que contaría en este caso con la ayuda de la Gata Negra ultimate que hace aquí su primera aparición, Elektra es mostrado por Bendis como una implacable y poco habladora asesina que sin embargo visualmente, y ante el infantilizante dibujo de Bagley no trasmite ese aire de misterio y peligro que un personaje así debería tener, la siguiente y por ahora última aparición de la Elektra definitiva tendría lugar en las páginas de Ultimate Spiderman 80-85 (con fecha de portada de Octubre de 2005 a enero de 2006 publicados en España en los números 5-7 del volumen II de Ultimate Spiderman de Panini), a lo largo de una saga que bajo el sobrenombre de Guerreros contaba con la presencia del Caballero Luna ultimate, la Gata Negra y como no Elektra, la cual de nuevo al servicio de Fisk, acaba malherida y arrestada por la policía.

Aparte de esto y sin tener en cuenta las versiones What if? del personaje, siempre coprotagonizadas por DD y por lo tanto ya ampliamente mencionadas por aquí, cabría señalar si acaso la versión mangaverse del personaje o su presencia en la miniserie Marvel Nemesis, basada en el exitoso videojuego en el que Elektra tendría un papel relevante, aparte de versiones como la de MC2, donde es madre (junto a Lobezno) de Wildthing, o en la realidad alternativa donde estaba ambientado Mutante X, donde además de niñera de su hijo, fue interés amoroso del protagonista Kaos.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Elektra Reinado Oscuro de Zeb Wells y Clay Mann.

Miniserie de cinco números en los USA recopilada aquí en dos por Panini, la obra permite fijar el nuevo estatus de la asesina creada por Frank Miller en el Universo Marvel post-Invasión Secreta, saga en la que jugó papel indirecto pero clave.

Contextualizando brevemente esta miniserie, habría que decir que todo empieza en el Lobezno de Mark Millar y Romita Jr., cuando Elektra vuelve a ser asesinada, para luego ser resucitada bajo el control de La Mano, de la que teóricamente se convierte en su principal asesina, durante esta saga, Elektra lidera el asalto al Helitransporte de S.H.I.E.L.D donde mueren decenas de agentes de esta organización, más tarde se descubrirá que todo era una tapadera de Elektra y Lobezno para destruir la alianza entre La Mano e Hidra, y permitir a Elektra hacerse con el control de La Mano, conseguido el objetivo, Elektra ejercerá como líder de tal organización en varios comics (con especial importancia en la saga final de Bendis en Daredevil), hasta que termina enfrentándose con los Nuevos Vengadores, donde cae asesinada a manos de Eco, solo para descubrirse que se trataba de una Skrull infiltrada, que no había sido detectada ni por los supersentidos de Daredevil o Lobezno, ni por la magia del Doctor Extraño, a partir de ahí se inicia la paranoia y la desconfianza entre los héroes lo que llevara a la Invasión Secreta largamente planificada por los Skrulls, durante la misma Iron Man y S.H.I.E.L.D son fácilmente derrotados, y Norman Osborn se convierte en el nuevo héroe del los USA al ser él quien asesine a la reina Skrull durante la batalla final, tal circunstancia provoca que Osborn llegue al poder como líder de la seguridad superhumana y cabeza visible del Universo Marvel sustituyendo al caído en desgracia Iron Man, durante la Invasión Secreta, tras la derrota de los Skrull son rescatados múltiples miembros de la comunidad superpoderosa que estaban en garras de los alienígenas, entre ellos se encuentra Elektra.

Entrando ya en la miniserie, esta se encuentra guionizada por Zeb Wells (Daredevil: Battlin' Jack Murdock) y dibujada por Clay Mann(Daredevil, Fantastic Four…), Elektra: Reinado Oscuro, viene a situar con claridad la fecha en la que fue sustituida Elektra por su doble skrull cuya muerte desencadeno la Invasión Secreta.

Hace tiempo que se conocía que Elektra fue sustituida durante la etapa de Mark Millar y John Romita Jr. en Lobezno, quedaba por concretar el momento exacto en el que esto sucedió, y en gran parte este será el enfoque de una historia que bebe de principio a fin de la obra de Zeb Wells y Clay Mann.


Tal vez lo más destacado del comic sea lo bien que refleja el “cambio de régimen” del Universo Marvel, cuando Elektra es rescatada de las garras de los Skrull, cae en manos de S.H.I.E.L.D todavía dirigida por Iron Man que trata de ayudarla a recuperarse de sus múltiples heridas, sin embargo la llegada de Osborn al poder cambia totalmente la situación y Elektra empieza a ser torturada sin escrúpulos en busca de una respuesta clara sobre que buscaban los Skrull realmente en ella.

A partir de aquí los hechos se desencadenan cuando Elektra consigue escapar, Osborn manda a Bullseye (ahora con el traje de Ojo de Halcón) tras ella, mientras que unos antiguos agentes de S.H.I.E.L.D tratan de matarla en venganza por sus actos en la colección de Lobezno, a la par que este o Foggy Nelson hacen acto de presencia a lo largo de la miniserie (el reencuentro con Daredevil, de producirse, queda para adelante).

Wells realiza un buen trabajo a la hora de encajar la historia en la continuidad del personaje, asistido por un Mann cuya labor contrasta con lo impactante de las portadas de Lee Bermejo, Mann, realiza un trabajo más bien mediocre en el interior, con ausencia casi total de fondos y una planificación de pagina bastante manida.

El principal merito de Wells reside, en que consciente de la práctica imposibilidad de manejar un personaje como Elektra, hace que este se transforme en secundaria en su propia miniserie para mostrarnos las consecuencias de sus actos para con los demás, esto que en principio podía ser algo negativo, no lo es tanto en personaje como Elektra, a la que nadie, salvo su creador ha sabido tratar como realmente se merece, así Wells nos muestra una Elektra fría, dura, casi insensible, que en no pocas ocasiones parece al borde del autismo (algo que por otra parte, ya se podía ver en Elektra Asesina), una autentica maquina de combatir, consciente de su fuerza, que en ningún momento va a mostrar arrepentimiento por sus actos (en su momento solo Matt la hizo dudar), una Elektra mucho más cercana a sus orígenes, y por ello bastante distante a la que se nos ha venido mostrando desde su regreso en “Caída del Paraíso”.

Con todo esto, en Elektra: Reinado Oscuro nos encontramos con un bien hilvanado relato que encaja a la perfección en el contexto del Universo Marvel del momento, y que fija la nueva posición de Elektra en el mundo, posición que en el fondo de nueva no tiene nada, pero que tal vez permita evitar los vaivenes que el personaje ha sufrido desde su regreso.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Elektra, one shots, historias cortas y reordenaciones.

Más allá de sus dos series regulares, la miniserie que las precedio o Elektra Asesina, el personaje ha protagonizado comics o historias cortas de muy diverso interes, ahí van las que han sido publicados en España.

Aventuras Bizarras: Elektra: Concebida en los años 80 de la mano de Frank Miller, e incluida en el Bizarre Adventures número 28 USA, la historia de tan solo nueve páginas ha contado al menos con dos ediciones en nuestro país tal y como fue concebida, la primera el número tres de Aventuras Bizarras de la extinta Forum, allá por el año 84, la segunda mucho más reciente y por ello fácil de conseguir, de la mano también de Forum que la incluyo en el número 24 del coleccionable dedicado a Daredevil en el año 2003.

La historia, originalmente en blanco y negro, se trataba ante todo de un puro experimento visual de Miller que combina las técnicas narrativas del manga, con las técnicas americanas, en un relato sin apenas diálogos y con total ausencia de textos de apoyo o bocadillos de pensamiento, una autentica lección narrativa que aunque hoy pueda no parecer gran cosa, en su momento causo bastante impacto por lo novedoso y atrevido de la propuesta; la historia simple en si misma narra un encargo de Elektra de su época de mercenaria, que al darse cuenta de que estaba trabajando para un nazi lo asesina a sangre fría, un relato breve y conciso que ayuda a visualizar el tipo de trabajos que realizaba Elektra desde que abandono La Mano y hasta que se reencontró con Matt.

Elektra Saga: Recopilación reordenada por el propio Miller del paso de Elektra por DD, se trata de cuatro comics de 48 páginas que en España salieron en formato prestigio, a finales de los 80, el primero de esos comics incluye como material inédito, un par de páginas en las que se ve cual es el detonante que lleva a Elektra a abandonar La Mano, y es que tras una misión en la que uno de los hombres cargo de Elektra mete la pata y esta a punto de hacer fracasar la consecución del objetivo, Elektra opta por hacer la vista gorda, lo que no evita que el asunto llegue a oídos del Jonin, que como pago por su falta de severidad exige a Elektra favores sexuales, esta dándose cuenta de lo bajo que ha caído se niega y escapa de la secta para iniciar su vida como mercenaria, vida que también se ve reflejada en la recopilación ya que en ella se incluyen (convenientemente recoloreadas para la ocasión), las páginas antes mencionadas de Aventuras Bizarras, por lo demás poco que añadir sobre una etapa ya ampliamente reseñada por aquí, si acaso mencionar las cuatro portadas nuevas explícitamente realizadas para la ocasión.

Peter Parker: Spiderman & Elektra. Especial 1999: Publicado por Forum en formato grapa el comic incluye el Peter Parker: Spiderman / Elektra´98, anual del trepamuros, en una época en la que todos los anuals estaban coprotagonizados por dos personajes (Daredevil / Masacre sería otro ejemplo), el comic realizado por los semidesconocidos Jack Morelli (guionista) y Joyce Chen (dibujante), narra el segundo encuentro entre Spdey y Elektra tras el acaecido en el Amazing Spiderman 424.

El comic tiene la virtud de recuperar a Mac, personaje creado por Peter Milligan para la primera serie regular del personaje, aunque en este caso solo sirva para terminar definitivamente con el personaje, ya que este fallecerá en sus paginas, lo cierto es que esta historia es la única de las que ha vivido Elektra tras su primera serie regular que retoma las tramas que allí quedaron colgadas, aunque eso si de pasada; una Elektra acorralada por La Mano y la policía, cuenta con la ayuda de Spidey para desentrañar un antiguo asesinato de la mafia, teniendo para ello la oposición de El Silenciador, un villano de origen italiano creado para la ocasión, en fin, una historia entretenida y dibujada de forma espectacular, aunque un poco confusa desde un punto de vista narrativo.

Witchblade / Elektra y Elektra /Cyblade: Enmarcado en un crossover entre Top Cow y Marvel, que bajo el titulo de El Reino del Diablo, narraba la llegada de Mefisto al universo Top Cow, se trata de un crossver en ocho partes que se componía a base de team ups entre un personaje Marvel y uno de Top Cow; sin duda estamos ante uno de los más claros ejemplo de todos los males que azotaron a la industria durante los años 90, historias absurdas, dibujantes espectaculares pero de nula capacidad narrativa, y señoras de muy buen ver ligeritas, muy ligeritas de ropa.

Los comics que contaron con la participación de Elektra (publicados en España en grapa), cuentan con un batiburillo enorme de guionista y dibujantes, destacando entre los primeros Howard Mackie (responsable de una de las más largas y lamentables etapas del trepamuros en toda su historia), y entre los segundos unos primerizos (tampoco es que hayan cambiado demasiado), David Finch, o Michael Turner, en fin historias absurdas y olvidables que contribuyen a aumentar la mala fama de una década que aun y con todo tuvo comics excepcionales.

Elektra Adaptación oficial de la película: Primer y hasta ahora único comic de grapa de Panini sobre el personaje se trata de la adaptación oficial de la horripilante película del personaje, con guiones adaptados por Sean Mckeever (Spiderman Loves Mary Jane) y dibujos de Mike Perkins (Capitán América), lo cierto es que partiéndose del material que se partía tampoco se pueden pedir peras al olmo, en fin una mera transcripción del la peli al papel (como el reto de este tipo de adaptaciones) sin demasiado interés más allá del meramente anecdótico.

Elektra: la Redentora: Serie limitada de tres números se trata de un relato ilustrado (en plan Stardust...salvando las enormes, enormes distancias) realizado por Greg Rucka y por el excepcional ilustrado japonés Yoshitaka Amano, la historia narra el supuesto primer encuentro entre Elektra y Lobezno, con el telón de fondo de Elektra como protectora de una niña objetivo de muy diversos intereses; la historia en su momento fue bastante polémica, ya que se convirtió en un símbolo de toda una época, la de Jemas-Quesada, caracterizada por su desprecio a la continuidad y al lector de toda la vida, y es que el comic se vendió como el primer encuentro entre Lobezno y Elektra, ignorando el trabajo previo de Larry Hama, a esto se unió el que cuando Jemas fue cuestionado por el asunto su respuesta fue algo así como “no vamos a dejar que cuatro frikis nos impidan contar una buena historia”.....la lastima es que ni siquiera fue así, ya que la historia no es que sea gran cosa.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Elektra de Robert Rodi, Sean Chen y otros.

Ultima etapa ya de la segunda serie regular de Elektra que en este caso finalizo en el número 35, de ellos solo hasta el 27 están editados en España, el resto permanecen inéditos a día de hoy.

Con el fin de la etapa Rucka llego también el fin del último intento serio por cambiar y hacer evolucionar a Elektra, ya que Robert Rodi (Loki, Identity Disc) su sustituto opto por transitar por caminos ampliamente conocidos, su etapa que abarco desde el número 23 (con fecha de portada de Julio de 2003) hasta el número 35 (Junio de 2004) y último contó con hasta cuatro dibujantes distintos, siendo Sean Chen (Iron Man, X-Men: El Fin) el más destacado con 6 de los 13 números en su haber (23-28), le seguiría Will Conrad (Serenity, Conan) que se ocuparía de los 4 siguientes (29-32), Steve Cuminngs (New Excalibur, Batman: Legends of Dark Knight) que haría lo propio con los números 33 y 34, mientras que Jon Proctor (What if?) realizaría el ultimo número de la serie, señalar también que Greg Horn (Hulka, Enma Frost) portadista de toda la serie hasta entonces abandonaría tal labor en el número 22, siendo sustituido inicialmente por el genial Bill Sienkiewicz (Daredevil Love and War, Elektra Asesina), el cual permanecería tan solo 3 números en tal labor, aunque realizando eso si, un magnifico trabajo.

Conviene mencionar también, que la serie en España fue cancelada por Forum en su número 27 y pese a que se anuncio la intención de “buscar formulas” para recuperar los ocho números que quedaron inéditos, lo cierto es que no debieron encontrarlas puesto que a día de hoy estos comics siguen sin haber visto la luz en nuestro país.

Entrando un poco a mencionar brevemente la carrera de los distintos autores de la etapa, señalar si acaso que Robert Rodi como tantos otros guionistas de la etapa de Quesada, provienen de un mundo ajeno inicialmente al comic, este caso de la novela donde ha alcanzado cierto reconocimiento siendo su labor en el mundo del comic más anecdótica, su primer contacto con este medio se produciría en el año 2000 de la mano del sello de DC, Vertigo donde se ocuparía de diversos proyectos, sin embargo más fama (y polémica) le han dado sus trabajos para Marvel, donde más allá de esta Elektra se ocuparía de una interesante miniserie sobre Loki junto al genial Esad Ribic (Silver Surfer: Réquiem) y sobre todo de la miniserie Identity Disc, una especie de respuesta en tono relativamente paródico a la Identity Crisis de DC, y en la que un puñado de villanos y exvillanos (entre los que se encontraba Bullseye) son chantajeados para encontrar el mítico Disco de la Identidades, disco en el que supuestamente estaban codificadas todas las identidades secretas de los superhéroes marvelitas, el comic alcanzó cierto grado de notoriedad más que por su calidad, por poner en brete la validez argumental de la tan traída y llevada Civil War marvelita.

En lo que a los dibujantes respecta el más conocido de todos es Sean Chen autor de una larga etapa en Iron Man junto a Kurt Busiek (Vengadores, Superman)y Roger Stern (Spiderman. Superman, Vengadores y un largo etc, toda una leyenda viva del comic americano y uno de los mejores guionistas de superhéroes de la historia), su estilo, plano y casi sin alma se ve mejorado por el excelente entintado del mítico Terry Austin (X-Men, Tomb of Dracula, otra autentica leyenda), en cuanto a sus sustituto Will Conrad se trata de un autentico desconocido para quien esto suscribe, y que más allá de Elektra destaca por su colaboración en el comic de Serenity junto a Joss Whedon (Angel, Buffy Cazavampiros), sus estilo, sobrecargado y elegante, le convierten tal vez en el mejor dibujante de la etapa, por lo que se refiere a Steve Cummings y Jon Proctor su labor no es mucho más conocida que la de Conrad, el primero con un estilo claramente influenciado por el llamado amerimanga, ha realizado diversos trabajos aquí y allá tanto en Marvel como en DC destacando sus colaboraciones en el New Excalibur de Claremont (“padre” putativo de los X-Men tal y como los conocemos hoy en día) o en la serie de Batman: Legends of Dark Knight, el segundo con un estilo claramente influenciado por el de Mike Mignola (Hellboy), tiene una trayectoria pareja a la de Cummings siendo lo más destacado en su carrera un What if? protagonizado por Lobezno en torno a la saga Enemigo del Estado de Mark Millar (Ultimates, Civil War) y John Romita Jr. (Daredevil, Spiderman).

En cuanto a la etapa en si lo cierto es que tras el fin de su labor y como ya dijimos, Rucka dejo las cosas muy fáciles a su sucesor, este podía optar o bien por seguir el arduo camino de la redención, o bien visto que esta era una quimera casi inalcanzable y que al final como siempre, Elektra ha de recurrir a la violencia, podía optar por tirar hacía adelante y volver a tornar al personaje en sanguinario asesino, este segundo, tal vez el camino más fácil fue por el que opto Rodi, algo que a priori no se le puede echar en cara puesto que podía hacerlo perfectamente, tal vez si acaso se echa en falta una explicación acerca de cómo Elektra, sitiada y sin nadie que quisiera darle trabajo pudo encontrarlo de nuevo, pero bueno tampoco hay que pedir peras al olmo.

Elegido el rumbo a seguir Rodi empieza muy fuerte con un número que ademán fue calcado en la prometedora introducción de la adaptación fílmica del personaje, el comic en cuestión muestra como un escuadrón de mercenarios trata sin éxito de proteger a un poderoso empresario al que Elektra lleva meses siguiendo para matarlo, a lo largo del comic Elektra apenas si aparece, siendo poco más que una mera sombra que poco a poco va acabando con todos hasta matar al fin a su objetivo, un buen comic en el que Elektra es pintada más como fuerza de la naturaleza que nunca, y que contara con una innecesaria secuela en el siguiente número en el que la acción es vista desde al perspectiva de Elektra, tras estros dos primeros números, Rodi plantea su primera saga en la colección, compuesta de tres números y un epilogo (el cual es ya el primero de los números inéditos en España), la saga sigue el esquema que tendrá la colección de aquí al final con la excepción del último número, Elektra es contratada para matar alguien, Elektra tiene dificultades para matar a ese alguien, Elektra acaba matando a ese alguien.

En esta primera saga Elektra se ocupara de asesinar a una dirigente africana brutalmente corrupta y de paso acabara con quienes le contrataron ya que además de querer engañarla trataron de matarla, en la siguiente saga tendrá que acabar con una rebelión en una lejana isla de oriente, donde un niño dice ser la reencarnación de un antiguo Dios de la Muerte, Elektra se muestra incapaz de matar a un niño, pero no tiene escrúpulos en matar a todo su sequito y demostrarle que no solo no es el Dios de la Muerte si no que además no tiene ningún control sobre ella, la última saga se centra en la disputa dentro de una familia mafiosa en la que Elektra es contratada por el hijo del padrino mafioso para matar a su padre y obtener así el control de la organización, una Elektra enferma de fiebre termina matando a todo el mundo demostrando que no es demasiado seguro contratarla.

En fin toda una serie de “sagas formula”, en la que Elektra es presentada como una mezcla entre leyenda urbana y fuerza de la naturaleza y en las que el esquema se acaba volviendo demasiado previsible y facilon; capitulo aparte merece el último número en el que Elektra visita su propia tumba y se pregunta por que no recuerda nada de lo que paso cuado estuvo muerta, en el cementerio Elektra se encuentra con Matt el cual acude a presentar sus respetos a la tumba, y cuando Elektra le cuestiona sobre el por que de tal acto cuando ella en realidad esta viva, obtiene una dura respuesta por parte de un Matt que parece tornarse en Frank Miller y señala que para él, ella lleva mucho tiempo muerta, un comic interesante y reflexivo, para una etapa entretenida, pero que por repetición de esquemas se volvió algo cansina.

En fin, con esta etapa finalizo el último intento hasta ahora por dar una serie regular a Elektra, un personaje que más allá de polémicas sobre resurrecciones, skrulls y demás siempre ha funcionado mucho mejor como secundario de lujo y no como artista principal, veremos que le depará el futuro con esos nuevos Héroes de Alquiler.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Elektra de Greg Rucka, Carlo Pagulayan y otros.

A lo la largo de 16 números se prolong la etapa del polémico guionista americano, etapa que contó además con hasta cuatro dibujantes distintos, y que supuso un loable intento por hacer evolucionar a un personaje incapaz de despegarse de la alargada sombra de su creador.

Greg Rucka es un autor polémico, alabado por su trabajos en obras Queen and Country, Detective Comics o Gotham Central, su labor en Wonder Woman, Wolverine o Omac Projet han puesto en el disparadero a un guionista que apuntaba a gran estrella y se ha quedado a medio camino, siendo como es uno de los máximos exponentes del llamado decompressive storytelling, su labor en obras más cercanas al género negro (su punto fuerte) que al superheroico en comics como los ya mencionados Detective Comics o Gotham Central le llevaron a Marvel, donde se encargaría de diversos proyectos relacionados con la Viuda Negra y con Elektra (de la que por un tiempo llego a ser casi único escriba, ya que fue autor tanto de la serie regular del personaje, como de su primera miniserie en versión Ultimate amen del relato ilustrado Elektra: The Redeemer), tras esto pasaría a ocuparse de Lobezno donde firmaría una de las etapas más lamentables de su historia con comics tan lentos que hacían que Bendis pareciera Carl Lewis, fue entonces cuando su prestigio empezó a decaer, a lo que contribuyo definitivamente su regreso en exclusiva a DC donde firmaría etapas muy mediocres en Superman, o en Wonder Woman, recientemente tas colaborar con Brubaker en la etapa de este en Daredevil, ha vuelto a centar sus esfuerzos en DC.

Su etapa en Elektra se prologo a lo largo de 16 número (del 7 con fecha de portada de marzo de 2002 al 22 con fecha de portada de junio de 2003), en ella contaría con hasta cuatro dibujantes el primero de los cuales, Chuck Austen que venía de la etapa anterior se ocuparía solo de los dos primeros números hasta tener que abandonar la colección debido a su apretada agenda con sus continuos encargos como guionista, el segundo dibujante sería el brasileño Joe Benett (Jaque Mate) el cual se ocuparía del dibujo de cuatro números en este etapa (9-10 y 16-17), su estilo muy influenciado por el de Mike Deonato Jr. aunque carente en gran medida de su espectacularidad, pecaba de cierta torpeza narrativa y de parquedad en los fondos, aunque al menos permitió volver a ver a una Elektra hermosa lejos del oscuro y triste trazo de Austen, tras Bennet llegaría el que podríamos llamar “dibujante regular” de la etapa, ya que se ocupo de 8 de los 16 números de la misma (11-15, 18 y 21-22), se trata de Carlo Pagulayan dibujante de origen filipino que ha trabajado en la exitosa Planet Hulk, y que cuenta con estilo bastante influido por en de Jim Lee, aunque con la suficiente personalidad propia como para hacerlo distinguible de por si, un buen dibujante y sólido narrador, que sin duda es el mejor de toda la etapa, el cuarto y último dibujante que colaboraría en esta etapa sería el argentino Carlos Meglia, con un estilo a lo Humberto Ramos pero exagerado, su mezcla entre caricatura y amerimanga, muy apropiado para otro tipo de series supuso un contraste excesivo con lo que se venía haciendo en Elektra, y sobre todo quedo desastroso para el tipo de historia que estaba contando Rucka, no es que Meglia fuese mal dibujante, que no lo era, si no que se estilo no era el adecuado para este comic, claro que eso no es culpa suya si no de quien le dio el encargo, por suerte su colaboración se limito a dos números (18-19) y el desaguisado no fue tan grande como pudo haber sido.

Entrando ya en la etapa en si, esta se estructura en torno a tres grades ciclos arguméntales, aunque en realidad los dos últimos forman parte de la misma historia, la primera saga que se desarrollara a lo largo de los tres primeros números supone una primera toma de contacto de Rucka con el personaje, y elige partir de las bases que ya tenía, así mientras Elektra es perseguida por la Interpool, recibe el encargo de una misteriosa mujer para capturar a cuatro hombres que hace ya muchos años por acción u omisión participaron en su violación, una historia de venganza y retribución, en la que Elektra apenas juega el papel de desencadenante de un asunto en la que ella poco tiene que ver, de nuevo estamos ante un personaje frió y lejano, muy parejo al retrato que Bendis hizo del mismo, y que intenta aproximarse al personaje (sin demasiado éxito) que en un primer momento concibiera Miller.

Tras este arco, pareciera que la etapa de Rucka iba a tomar el camino fácil y centrase en diferentes encargos que la asesina fuera recibiendo, sin embargo la situación disto mucho de ser esta, y es que ya desde su segundo arco argumental se vio que Rucka iba por otros derroteros, el siguiente número, bajo el explicito titulo de “En paro”, muestran a una Elektra desesperada antes su falta de trabajo, lleva meses sin encontrar un nuevo encargo, y decidida a conocer el motivo acude directamente a los “proveedores” de trabajo, para descubrir que mientras que unos intentan matarla directamente, otros le señalan que después de llamar la atención de S.H.I.E.L.D y de la Interpool, contratarla se ha vuelto demasiado arriesgada, así a lo largo de los siguientes números asistimos una cada vez mayor degeneración de Elektra, incapaz de encontrar trabajo y cada vez más desesperada, su adicción a la violencia le llevan a provocar todo tipo de peleas simplemente para satisfacer sus ansias de sangre, cuando su situación es limite y parece que ya no tiene más salidas, aparece en escena Jeremy Locke, el cual afirma liderar una coalición de cuatro personas que en el pasado han sido perjudicadas de un forma u otra por Elektra (en el caso de Locke, su esposa fue asesinada, como “daño colateral” en uno de los encargos de Elektra) y que tras varios años invirtiendo mucho tiempo y dinero han conseguido aislarla e imposibilitar sus opciones laborales, Locke a diferencia de sus compañeros no quiera matar a Elektra, quiere ponerla ante el espejo demostrarla quien es en realidad, que se vea como el monstruo asesino que es realmente, que piense en lo que significa matar a una persona, ante esto Elektra solo tiene dos opciones o suicidarse, o tratar de buscar otro camino, “has tenido dos vidas, en las dos has sido una asesina, tal sea hora de ser otra cosa”, con esta frase Locke muestra las intenciones de Rucka para con el personaje.

Desde su regreso de la tumba Elektra ha intentado se una heroína, ha intentando ayudar a los demás, para finalmente volver a la casilla de salida, tornándose de nuevo en despiadada asesina a sueldo, Rucka consciente de que los intentos por cambiar al personaje se habían realizado sin partir de una base sólida, y consciente también de que los intentos por repetir la Elektra de Miller habían acabado en mera y triste imitación, trata de hacer suyo al personaje, haciéndole cambiar, haciéndole evolucionar, trata de poner a Elektra ante el espejo, demostrarla quien es, para sacar de todo ello un personaje distinto, la frase “has tenido dos vidas, en las dos has sido una asesina, tal sea hora de ser otra cosa”, resume a la perfección lo que Rucka quiere hacer, la idea es buena (aunque no fueron pocos los que montaron en cólera diciendo que lo que Rucka hacía traicionaba la “esencia” del personaje y cosas así, como si la esencia del personaje no hubiera sido traicionada y destrozada una y otra vez que regreso de la tumba), el modo de plantearla también, el desarrollo....desgraciadamente no lo será tanto, veamos por que.

Tras estar al limite del suicidio, tras verse a si misma ante el espejo y tener que apartar la mirada, Elektra parece que encuentra de nuevo la luz gracias a la figura de Drake, sensei que muestra a Elektra que si bien no es posible redimirse por todo el mal causado, si es posible cambiar, Drake con un pasado casi gemelo al de Elektra (paso por La Casta fue rechazada por el odio que anidaba en su corazón, fue a La Mano para intentar acabar con ellos desde dentro y demostrar así su valía, solo para acabar al borde de la destrucción), representa para esta la posibilidad de hacer algo mejor con su vida, posibilidad que parece truncarse cuando La Mano regresa, por enésima vez para recuperar a una Elektra que consideran suya, Elektra vestida del blanco puro con el que acabo en la etapa Miller, se ve forzada de nuevo a recurrir al violencia, siendo responsable de la muerte de Locke.

De esta forma concluye la etapa de Rucka con un final que un tanto negativo, Elektra no es capaz de escapar de la violencia que la rodea por mucho que lo intente, además su acción final que le hace sacrificar a Locke para acabar con los ninjas de La Mano, de esta forma Rucka deja las cosas bastante fáciles a su sucesor, que puede optar o bien por desarrollar lo contado por Rucka intentando si no la redención, si al menos el cambio, o bien ante el fracaso de Elektra en su intento por cambiar, puede optar por que esta asuma quien es, deje de cuestionarse lo que hace y simplemente retome su vida tal y como estaba antes de que Locke entrara en ella, este segundo, sería el camino elegido por Robert Rodi, sustituto de Rucka en la colección.

Haciendo una breve reflexión sobre la etapa de Rucka, decía antes que su idea y el modo de plantarla eran buenos, no así su desarrollo, y es que recurrir a un personaje como Drake solo puede ser calificado de tramposo, un personaje que cuenta con casi el mismo pasado que Elektra para buscar su redención es un camino fácil, demasiado cómodo, por otro lado el recurrir por enésima vez a La Mano, además en el mismo contexto (Elektra es nuestra”), no deja de ser ciertamente repetitivo, y de nuevo un recurso demasiado sencillo, aun y así lo cierto es que Rucka tuvo el acierto de dejar un final lo suficiente abierto como para dejar paso a otras interpretaciones, lo que evitaba los siempre molestos problemas de continuidad como los que existieron (y existen) entra la primera serie regular del personaje y esta segunda, en definitiva una etapa, con buenas ideas, y no mal resulta, pero con desarrollo claramente deficiente, lo cual resulta más penoso ante lo interesante y valiente del planteamiento de Rucka, una lastima, ya que esta fue tal vez la oportunidad más grande que tuvo el personaje de salir de la sombra de Miller, y de poder encontrar otro camino.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Elektra de B.M. Bendis y Chuck Austen.

Segunda serie regular del personaje, en este caso cambiando radicalmente el enfoque y con algo (no mucho) más de éxito comercial, a lo que sin duda contribuyo las llamativas portadas de Greg Horn, portadas distintas, muy distintas al interior.

Iniciada a mediados del 2001 (concretamente el número 1 tiene fecha de portada de septiembre de ese año) la serie se prolongaría a lo largo de 35 números contando con varios dibujantes, destacando por números dibujados Chuck Austen, Carlo Pagulayan y Sean Chen y tres guionistas BM Bendis (Daredevil, Alias), Greg Rucka (Detective Comics, Gotham Central) y Robert Rodi (Loki, Identity Disc). Enmarcada en la línea editorial Marvel Knights y con el sello de “recomendado para lectores adultos” (algo estúpido e innecesario y más viendo el contenido de la serie, por cierto ese sello también se uso en España, lo que genero bastante polémica en su día); esta nueva serie regular de Elektra, parecía ignorar casi por completo todo lo escrito sobre el personaje desde que fuera tratado por Miller y planteaba su figura como la de una asesina mercenaria de elite, vamos como si nada hubiera pasado desde su tortuoso regreso.

Con este planteamiento y a lo largo de 6 número el equipo creativo formado por Bendis a los guiones, y Austen a los lápices se hicieron cargo de las nuevas andanzas de la asesina griega, del guionista poco se puede decir que no se haya dicho ya, si acaso señalar que su presencia en esta serie se justifica sobre todo por el intento de atraer la atención sobre un personaje que no hace tanto había fracasado en lo que a sus andanzas en solitario se refiere, algo que conseguiría ya que Elektra se situaría en sus primeros números entre las colecciones más vendidas, aunque eso duraría poco y la colección a nivel de ventas se desinflaría rápidamente; sobre el dibujante, más conocido por su polémica (tan llena de aciertos como de errores) labor como guionista al frente de colecciones tan importantes como Uncanny X-Men, Superman, Avengers o la JLA, su faceta como dibujante ha pasado en general más desapercibida, siendo casi abandonada por el autor...algo que sin duda es de agradecer, ya que Austen cuenta entre sus “meritos” en este campo el haber sido, si no el único, si de los pocos dibujantes capaz de dibujar fea a Elektra, un dibujo oscuro, con figuras humanas poco creíbles y una pésima coreografía de los combates son alguna de las “virtudes” de un autor que si bien como guionista tiene sus aciertos, como dibujante, al menos en esta obra, no parece tenerlos.

Centrados en el argumento de estos seis números, los cinco primeros componen una saga, que muestra todas la caracterizas básicas de Bendis, lentitud, cabezas parlantes con buenos aunque excesivos diálogos, y una trama con diversos frentes, y que se muestra bastante pegada a la realidad de la época, o al menos a la visón de la misma por gran parte de la sociedad americana.

El argumento central pasa por la petición de S.H.I.E.L.D a Elektra para que intervenga en Irak (si en Irak, no en Irakistan o Irikinagua, no se trata en este caso de un país inventado, si no Irak en si), recupere un cofre que contiene la Llave de Escorpio (objeto mítico y muy poderos en el Universo Marvel, ligado desde siempre a Nick Furia), y de paso mate al dictador iraqui (bautizado para la ocasión como Saddam Abed Dasam, tampoco llegaban tan lejos las cosas) el cual además era aliado incondicional de la organización terrorista Hydra, al igual que desde la administración americana se aseguraba por entonces que Saddam Hussein era aliado de Al Qaeda.

De esta forma tenemos montada una trama en al que elementos del mundo real (Irak) se mezclaban con elementos del mundo Marvel (la Llave Escorpio) a la par que nos mostraba la relativamente nueva actitud de Nick Furia (“no voy a permitir que el papeleo y el politiqueo me impidan hacer lo que hay que hacer”), actitud que luego sería clave para entender la Secret War que años después escribiría el propio Bendis, con Furia como personaje clave, todo ello unificado con una Elektra, a la que Bendis trataba de dar un toque milleriano, mostrandola fría y lejana, parca en palabras y hábil en acciones y manipulaciones (en seguida se percata de que el agente enviado por Furia para contactar con ella en un Señuelo Dotado de Vida parecido a Matt Murdock con el objetivo de buscar su empatía), loable intención que solo consigue a medias.

La historia que cuenta además con un intenso combate entre Elektra y el Samurai de Plata contratado por Hydra para detenerla, se torna entretenida y curiosa, aunque los intentos de Bendis por imitar a Miller (tanto en la actitud de Elektra, como en el uso de elementos como la televisión como hilos conductores de la acción), quedan en solo eso, en meros intentos por captar la esencia de un personaje tal vez demasiado “de autor”.

Se abre aquí un debate interesante ¿es mejor tratar de imitar a Miller y buscar hacer SU Elektra con las dificultades que ello implica, o es mejor cambiar al personaje y hacerlo más manejable?, este segundo intento se vio en la primera serie regular del personaje, mientras que el primero se intentó en esta segunda, la verdad es que ninguno de los dos tuvo demasiado éxito, por lo que la respuesta se antoja compleja.

Sea como sea, en estos primeros cinco números encontramos un interesante guiño al oscuro pasado del personaje, cuando Elektra con la Llave de Escorpio en su poder, decide no entregársela ni a S.H.I.E.L.D ni por supuesto a Hydra, y dársela al policía que accidentalmente asesino a su padre hace tantos años ya, ¿el motivo?, debido al vinculo y la deuda que les une, Elektra piensa que es al única persona en al que puede confiar.

Tras esto llega el sexto y último número de Bendis, enmarcado en el llamado mes mudo de Marvel (idea de Quesada por la cual todas las colecciones Marvel de ese mes serían mudas, es decir sin textos de apoyo o diálogos, contándo la historia solo mediante los dibujos), el comic que destaca sobre todo por la bella y explicita portada (que se convirtió en símbolo del mes en cuestión), se mezcla con la trama que por entonces ocurría en Daredevil (también bajo guiones del propio Bendis), y se centra en la llegada de Elektra a New York para avisar a Matt de que han puesto precio a su cabeza. Elektra se enfrenta y vence a una asesina que iba por Matt y descubre que este todavía la recuerda y en cierto sentido tal vez la anhela, un comic interesante que se complementa con lectura de la historia del mes mudo de Daredevil.

En definitiva una etapa corta, pero que sirve para sentar las bases de la nueva etapa del personaje, una etapa que como era muy común en la Marvel de la época, parece ignorar y casi contradecir todo aquello del pasado que no interesa y que de nuevo nos presenta a Elektra como una implacable asesina a sueldo.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Elektra de Larry Hama y Mike Deonato Jr.

Siguiendo con la primera serie regular de Elektra, tras la marcha de Milligan a pastos menos verdes (pero más rentables desde un punto de vista creativo) en el sello Vertigo, la colección aguanto todavía 6 números más, Deonato (o su estudio, que la cosa nunca esta del todo clara) siguió al frente de los lápices, mientras que Larry Hama que ya había trabajado con el personaje en su larga etapa en Lobezno se hacía cargo de los guiones.

La etapa de Larry Hama en la colección se inicio en el número 14 (enero de 1998) de la misma para culminar en el 19 (junio de 1998) y último, Hama que se había hecho un nombre en la industria como reputado guionista de acción, cuenta entre sus trabajos etapas de mayor o menor interés en series tan dispares como G.I Joe (siendo el principal escriba de la misma en su etapa marvelita) o Batman, pero sobre todo entre su obra destaca su larguísima etapa al frente de uno de los personajes emblemáticos de Marvel: Lobezno (colección en la que permaneció durante más de 80 números), seria precisamente en esta colección donde Hama escribiría sus primeras líneas acerca de Elektra, allí (en concreto en los números 100-106 de fecha de portada de abril a octubre de 1996) traería de vuelta a un fantasmagórico Stick que pediría a Elektra que ayudara a Logan a volver a recuperar su humanidad, un Logan a punto de caer en su lado más animal, contra el que se había pasado toda su vida luchando ante el dolor y la rabia causada por el la perdida del esqueleto de adamantium a manos de Magneto (X-Men 25 de octubre de 1993).

Teniendo en cuenta todo lo dicho y manteniendo la uniformidad gráfica gracias a la permanencia de Deonato, Hama empieza fuerte, muy fuerte, haciendo saltar por los aires (casi literalmente) el nuevo status de Elektra, así en su primer número, Elektra asiste impotente a la voladura de su apartamento por parte de una Mano que siempre se cobra sus deudas, y que considera que Elektra les debe mucho primero por abandonarles luego por resucitarla, así La Mano representada por Kuroyama, la Montaña Negra (una autentica montaña de músculos muy en plan noventero), vence a Elektra y tortura y asesina ante sus ojos a su protegida Nina, marchándose después eso si recordándole que volverán antes o después a completar el trabajo.

Este número marca a las claras lo que será la etapa de Hama, acción por un tubo, muchos ninjas y combates y casi total ausencia de secundarios, no sabremos nada más de Lau o de Konrad, Mc apenas si saldrá una páginas y acabara hospitalizado por un ataque de La Mano que busca dañar a Elektra, y en cuanto a Nina su destino será....complicado; tras el brutal ataque de La Mano, Elektra con la ayuda de Logan primero, y de Yukio o Sang-Chi después, acude a Japón para atacar a La Mano en su propia esencia solo para acabar de vuelta en New York para tratar de detener a una asesina que se esta haciendo pasar por ella; cuando regresa descubre que la asesina no es si no Nina, resucitada y lobotomizada por La Mano que se enfrente a Elektra solo para arrepentirse en el último momento y ayudarla a derrotar a Kuroyama, Elektra decide entonces llevar a Nina ante La Casta para completar su rehabilitación, solo para descubrir demasiado tarde que Nina fingía y que desde dentro y abriendo las puertas de la sagrada montaña a La Mano, ayuda a destruir por completo a La Casta, de paso La Mano ha seguido matando en New York y dejando pruebas que inculpas a Elektra, una Elektra que también se vera acosada por la mafia por ordenes de Kingpin, de esta forma, en tan solo seis números el status de Elektra ha dado por completo la vuelta, acosada por la policía, por la mafia y por La Mano, con su pupila y amiga en manos de sus peores enemigos, y con muchos de sus aliados muertos gravemente heridos, Elektra acaba el último número con un solemne, “¡¡NO!!, ¡aún no he caído!, ¡voy a restaurar mi reputación!, ¡voy a restaurar La Casta!, ¡voy a recuperar a Nina!, ¡¡¡ y todo esto los JURO!!!”.

Hoy que se cumplen más de 10 años de aquella declaración, y habiendo contado con Elektra con otra serie regular, varias miniseries, algún one-shot, y diversas apariciones especiales, nadie en Marvel ha parecido acordarse de ello, nada se ha vuelto saber de Nina, nada se ha vuelto a saber de sus intentos por restaurar La Casta, y nada se ha vuelto a saber de su perdida reputación, a no ser que entendamos por tal su reputación como asesina despiadada, que esa si que ha sido restaurada, aunque no se por que, nos tememos que en el momento de pronunciar esa frase, Elektra no se refiriera a esa reputación, un caso en fin que (salvando las distancias), recuerda al último número de la primera colección de Estela Plateada, cuando este juraba vengarse de la humanidad por el trato dispensado hacía él, argumento este que estuvo colgado sin que nadie se ocupara de él durante casi 20 años.

No conviene terminar si hacer referencia a otra de la muchas incongruencias que esta serie trajo consigo, y es que el número 18 de la colección (Mayo de 1998), Hama a través de un flashback nos narra una vez más el nacimiento de Elektra, y aunque si bien es cierto que todos coinciden en que este se produjo tras la muerte de su madre, los autores no parecen ponerse de acuerdo en como acaeció esta, si en Elektra: Raíz del Mal, Chichester estableció que la madre de Elektra murió asesinada a manos de su hijo Orestes harto de las continuas infidelidades de esta para con su padre (enfatizando así la tragedia griega que envuelve la vida de Elektra), Hama nos presenta a la madre de Elektra como un heroína que lucho contra la ocupación nazi y que murió a manos de un terrorista que nada tenía que ver con su familia, dos orígenes distintos y contradictorias para un personaje que pese a que más allá de Miller apenas si tenía comics protagonizados por ella y que sin embargo ya acarreaba profundos errores de continuidad.

Acabado así de esta forma tan particular, una colección casi condenada al fracaso desde el principio ante la nula comprensión que del personaje tuvieron sus autores, una colección en la que Milligan intento crear todo un plantel de secundarios que ayudara a “domesticar” aún más a Elektra, y donde Hama opto por un status mucho más activo que apenas si tuvo tiempo para desarrollar, todo ello aderezado por el dibujo de un Deonato Jr. no especialmente brillante, que hacen que esta colección no sea apenas más que una mera anécdota en la trayectoria de un personaje tan interesante como difícil de tratar.