lunes, 14 de junio de 2010

El Dardevil de Steve Gerber, Bob Brown y otros.

Steve Gerber estuvo al frente de los guiones del cuernecitos desde el número 99 (mayo del 73), hasta el 117 (enero del 75), además colaboro con Gerry Conway en los números 97 y 98 (marzo y abril del 73), y con Chris Claremont en el 116 (enero del 75), precisamente este legendario escritor realizaría el número 102 (agosto del 73 en uno de sus primeros trabajos en Marvel) por lo que el trabajo de Gerber en DD se extendió a lo largo de 20 números en una etapa breve pero importante para el personaje.

Gerber fue uno de los guionistas-tipo de la Marvel de los 70, una Marvel diversificada y que apostó por todo tipo de personajes alejados incluso del habitual genero de superhéroes, de esta forma Gerber fue el creador del corrosivo Howard el Pato, o autor de una de las etapas más interesantes de The Man-Thing, donde sus piruetas narrativas y sus inquietudes políticas de corte progresista se vieron plasmadas, pero además de este tipo de comics más minoritarios (donde también se podría incluir Omega The Unknown) realizo etapas más o menos breves en personajes clásicos de la editorial, como Namor o Marvel Two in One (serie protagonizada por La Cosa de los 4F), desde mediados de los 80 su labor en las editorial mainstrean disminuiría pero aun así lo veríamos tanto en Marvel (She Hulk, Avengers Spotlight o Marvel Comics Presents) como en DC (Superman: Last son of Earth), su importancia rádica tanto en lo atrevido y fresco de sus planteamiento como sobre todo en su influencia, marcando autenticas tendencias a la hora de concebir nuevos enfoques para el comic más meramente comercial.

A nivel argumental esta etapa esta marcada por las complicaciones en la relación entre DD y la Viuda Negra que presagiaran la futura ruptura que se producira en el final de la etapa, algo que se podrá observar también el propio titulo de la serie, y es que el número 107 va a ser el ultimo en el cual figure el Daredevil and the Black Window, ya que a partir de entonces la serie volvió a denominarse Daredevil The Man Without Fear, a esto se añade que Gerber seria el autor que devolvería a DD a su hábitat natural: New York.

Tras finalizar su colaboración con Conway, Gerber inicia su etapa con un interesante crossover, entre Daredevil y Los Vengadores guionizados entonces por Steve Englehart, este crossover se produce en los números 99 de DD y 111 de The Avengers y más interesante que por el crossover en si, ya que la trama centrada en la petición de ayuda de los Vengadores a DD y a Tasha...¡contra Magneto, ni más ni menos! es como poco surrealista, es importante por el reencuentro entre Ojo de Halcón y la Viuda Negra, y los celos y rivalidad que esto despierta en Matt, llegando a producirse un enfrentamiento entre ambos héroes ante una enojada Viuda Negra que se niega a ser tratada como un mero objeto; resuelta la historia con la inevitable victoria de los héroes contra el Señor del Magnetismo (bueno Thor estaba de por medio...), los Vengadores piden a DD y a la Viuda que se les unan, a modo de agradecimiento por su ayuda sin embargo DD rehúsa ya que teme que el estar con tanta gente perjudique y embote sus sentidos, peso a lo cual Tasha si acepta creando un nuevo cisma en la pareja.

A lo largo del siguiente número el histórico número 100, Tasha no hace acto de presencia en todo el número y se centra en una entrevista concedida por DD a un periodista al que no desvela nada de si mismo pero que sirve a través de los pensamientos de Matt para recordar el origen y la motivación del personaje, el número que no tenía más paginas de los habituales (ya que por norma general no era común en aquellos años celebrar este tipo de conmemoraciones con números especiales), termina con un cliffhanger, que presenta a un nuevo villano, Angar el Aullador, responsable de algunas de las “visones”que habían embotado los sentidos del héroe en la ultimas paginas del comic, la trama concluye el número 101 número donde se nos revela el origen de Angar como un hippie desencantado que adquiere poderes gracias a un misteriosa figura y supone también el regreso de Tasha, y la reanudación de la relación, no exenta de nuevo de problemas por que Tasha, está dispuesta a matar al villano para detenerlo, algo que DD no permite consiguiendo escapar Angar al final, en todo caso Angar es un personaje bastante prototipico de lo que fue Gerber, un villano que no lo es tanto y que además de su potencial para la acción superhéroica más pura tiene un marcado caríz social que trata de ir más allá de la mera acción.

El 102 supone un fill-in con Claremont a los guiones y es un enfrentamiento con un villano clásico, el Zancudo, a partir de aquí se suceden una serie de números cargados de acción en los que se ahonda en las diferencias que surgen entre Matt y Tasha por el modo de actuar de cada uno de ellos, destacan a lo largo de estos comics la aparición de diversos personajes invitados como Spiderman, Kraven el Cazador, Dragón Lunar o el Capitán Marvel, a lo largo de la saga compatida con estos últimos reaparecerán muchos villanos como Angar, Ariete o el Mesias Oscuro (villano surgido en los números escritos al alimón por Conway y Gerber, y que en manso de este ya en solitario alcanzará mucho más interes), además de Terrex un superpoderoso villano con capacidad de absorber la energía, y se desvela quien esta detrás de todos estos villanos, será Kerwin J. Broderick, prestigioso abogado de San Francisco y rival de Murdock-Sloan (bufete de Matt y su socio Jack Sloan en la ciudad, al que sin embargo apenas si se le dio relevancia en la etapa de Matt en San Francisco) y que tras conseguir tecnología de Titán, se dedica a crear villanos para quitarse de en medio a Matt y a Tasha únicos superhéroes de San Francisco y hacerse así con el control absoluto de la ciudad, pese a todo DD y La Viuda consiguen derrotar al villano, pero eso sí con la imprescindible ayuda de Dragón Lunar y Marvell.

En los siguientes números se desarrolla una saga en la que Matt, regresa a New York por un atentado sufrido por su amigo Foggy Nelson, lo que de paso, genera nuevas tensiones con Tasha, la cual no esta dispuesta a volver a New York y ayudar a Foggy el hombre responsable de la fiscalia durante el juicio en el que fue acusada de asesinato; una vez en NY, se enfrenta al futuro Thunderbolt, y por entonces aún villano de suegunda, El Escarabajo, todo ello en el número 108, donde además conocemos a la hermana de Foggy, Candence Nelson que ya desde el principio traerá problemas al ser retenida por el FBI por asuntos turbios en su pasado. El asunto de Foggy termina desencadenando una saga, en la que Matt se las verá contra un nuevo grupo de villanos denominados Espectro Negro y que supondrá un crossover con la serie también escrita por Gerber, Marvel Two in One ( Daredevil 109 y MTO 3) donde destaca la aparición de Shanna la diablesa personaje también tratado por Gerber en su propia serie y que resulta ser sobrina del comisario de policía O´Hara), cuyo padre fue asesinado por la organización, la trama concluye en los números 110-112; en el primer comic La Cosa solo aparece en la primeras paginas y ya no saldrá más en la saga, y son DD, La Viuda y Shanna quienes vencen a la malvada organización liderada por el Mandril (cuyo poder le permitía dominar a las mujeres con facilidad creando así un ejercito de ellas) que pretendía expandir el odio por el mundo para derrocar el gobierno de los EEUU, en una visión un tanto extrema y desfigurada del movimiento feminista.

La siguiente línea argumental se prolonga durante tres números y supondrán la aparición de otro de los personajes de Gerber, The Man Thing, así como de un clásico de la colección como el Gladiador, la trama gira en torno al secuestro de Candace por parte del Gladiador, desvelándose los motivos por los que Candance era perseguida por el FBI, ya que durante su tesis doctoral en periodismo descubre una serie de documentos, que relación el ejercito de los EEUU con unos experimentos poco éticos en el campus, los proyectos que consistían en crear hombres que pudiesen respirar aire contaminado y así poder seguir con el crecimiento económico si preocuparse por la naturaleza, el autor de la investigación fue. Ted Sallins que tras experimentar consigo mismo (con el objetivo de crear un nuevo suero del supersoldado) se transformaría en The Man Thing; Candance tenía esos papeles y quería sacarlos a la luz pública, el FBI los quería al igual que el Rondador de la Muerte que fue quien contrato al Gladiador para secuestrar a la hermana de Foggy, este finalmente es derrotado por un DD, que termina por destruir los papeles de Sallins par que no caigan en manos de ninguna potencia, una muestra más de lo pegada que vivia Marvel a una sociedad que en esos años, cada vez se fiaba menos de su gobierno.

La ultima saga de Gerber al frente de DD , supone un nuevo, enfrentamiento con el Buho tal vez el enemigo más relevante de la strip y el regreso de Shanna, pero destaca más por su importancia en el status quo de la serie, ya que la relación entre Tasha y Matt se termina de romper cuando esta rechaza regresar con el a New York. Esto supone una especie de vuelta a los orígenes, con Matt de nuevo en New York con Foggy como socio, y aunque Matt y Tasha se volverían a ver muy pronto, no retomarían su relación como tal, quedando como buenos amigos con “derecho a roce”, vista con la perspectiva que da el tiempo y pese a lo que siempre tiene de negativo este “eterno retorno” tan propio de los superhéroes, lo cierto es que la ruptura de la relación entre Matt y Tasha fue positiva, y es que pese a la innegable química existente entre ambos, el tenerlos siempre juntos suponía un cierto freno en la evolución de ambos personajes, además, la ruptura no impido que se mantuviera una fuerte amistad que tan buenos resultados ha traído con el paso de los años.

Como balance global, la etapa de Gerber al frente de los guiones de Daredevil solo puede ser calificada de positiva y más tras el aburrimiento que supusieron los comics de Conway, Gerber además de manejar con oficio y clarividencia la relación entre Matt y Tasha a la que supo poner fin de manera muy inteligente, integró mucho más al personaje en el Universo Marvel, tanto a traves de pequeños cruces, como a través de personajes invitados y aporto a la colección un cariz social, que sin duda le venia bien a un personaje tan marcadamente urbano y que sin duda por esa vía podría haber encontrado un camino que le permitiera alcanzar su tan ansiada identidad propia, tal vez el problema fundamental de esta etapa estribe en que fuese demasiado corta como para poder llegar a donde parecía que quería ir, en todo caso se agradece el intento.

Estos números serán también importantes por que suponen la marcha de Colan como dibujante regular de la colección, sus geniales lápices todavía acompañaran al hombre sin miedo durante unos números (el 100, el 110 y el 112) pero su presencia ya será escasa, siendo sustituido de forma regular por Bob Brown. En esta etapa además de los dibujos de Colan o Bronw también, participaran más artistas como San Kweskin (99), Rich Blucher (101), o Syd Shores, que realizan un trabajo correcto sin más, destaca también el veterano Don Heck que realiza los números 103-106, quien con tintas sobre todo de Jim Starlin realiza un trabajo cumplidor pero poco más.

Con todo resulta bastante curioso observar como, ahora que por fin DD encontraba un guionista que realmente parecía saber como dotar al personaje de una identidad propia, su principal estandarte hasta el momento, esto es Gene Colan, dejaba la serie, y es que no es que Bob Brown fuera un mal dibujante ni mucho menos, el problema era que Brown, pese a su gran calidad artística, era un dibujante mucho más convencional que Colan, un dibujante típico del género dotado de gran habilidad narrativa con un arte que sin embargo carecía de la personalidad del trabajo de Colan.

Brown todo un veterano ya en esto de los comics, con etapas largas e importantes en personajes de DC como Batman o Los Investigadores de los Desconocido, dibujaba un Daredevil, atlético, fibroso y ágil, un autentico superheroe...que sin embargo estaba lejos de las sombras que, como había demostrado Colan, tan bien le quedaban, y así si con Gerber el personaje empezó a adquirir esa “personalidad literaria” que tanta falta le hacía, con Brown perdió algo de esa “personalidad visual” que hasta ahora había sido sello de identidad, en todo caso, lo que no se puede negar, es que en los 28 números que Brown dibujo DD (107-109, 111, 113-115, 117, 119-123, 125, 126-135, 141-143), este estuvo en buenas manos...aunque un tanto lejos de la calidad que en el aspecto visual la serie había tenido hasta entonces.