miércoles, 16 de junio de 2010

El Daredevil de Tony Isabella, Marv Wolfman, Bob Brown y otros.

Entre los números 118 USA (Febrero del 75) y 143 (Marzo de 1977), fueron fundamental mente dos los guionistas trabajaron con el cuernecitos, destacando sobre todo Marv Wolfman el cual se ocupo de la serie durante 20 números.

La etapa tras un número de transición (el 118) a cargo de Gerry Conway y Don Heck, en el que Daredevil se enfrenta al Amo de la Pista y su Circo del Crimen, se inicia con Tony Isabella a los guiones y Bob Brown a los lápices, los cuales a lo largo de cuatro números (120 a 123) en una saga conocida como Foggy Nelson, agente de S.H.I.E.L.D, firman una de las aventuras más recordadas y entretenidas de DD premiller.

Tony Isabella fue un prolífico guionista de los años 70 que aunque no escribió grandes etapas en ninguna serie si colaboro además de Daredevil en colecciones como el Capitan América o Power Man donde desarrollo un importante papel, por su parte Brown seguía al frente de los lápices de DD sin poder superar el recuerdo de Colan, pero demostrando ser un dibujante cumplidor.

La trama de la saga gira entorno a las maquinaciones de Hydra (grupo terrorista internacional rival habitual de S.H.I.E.L.D y de Nick Furia en concreto y que se ha enfrentado a prácticamente todo el Universo Marvel desde el Capitán América hasta Lobezno), y estando Hydra de por medio no podía faltar Nick Furia y S.H.I.E.L.D, destaca también la aparición de la Viuda Negra con quien Matt acaba de romper, pero con la que conserva una buena relación, la aventura se inicia con un ataque de Hydra (por medio de un agente con superpoderes el Jaguar) a Nelson (que no olvidemos es fiscal de distrito todavía) con el objetivo de secuéstralo, sin embargo DD y Tasha consiguen salvarlo llegando Furia y S.H.I.E.L.D poco después alertados por la presencia de Hydra, el primer número de la saga termina con una increíble propuesta; Furia pide a Nelson que se una a S.H.I.E.L.D, el motivo de esa solicitud se debe a que por las modificaciones en el organigrama de S.H.I.E.L.D necesitan un experto en derecho y Foggy es el elegido, mientras esto sucede, Hydra continua intentando secuestrar a Foggy y al final del segundo número lo consigue (con la intervención de un nuevo agente con superpoderes el Temerario), de esta forma a lo largo del tercer número de la saga se inicia con los denodados intentos de Matt y Tasha por rescatar a Foggy (y como el roce hace el cariño su relación parece que se encamina a ser retomada), lo cual le lleva a enfrentarse a varios miembros superpoderos de Hydra, como son de nuevo el Jaguar y Ala Negra (antiguo miembro del Circo del Crimen), el número termina con la aparente derrota de DD a manos de Ala Negra, y con el desenmascaramiento del nuevo líder supremo de Hydra, ni más ni menos que Cabello de Plata mafioso relacionado con la Magia (organización internacional criminal relacionada con la mafia) y viejo enemigo de Spiderman, en el cuarto y ultimo número de la saga se resuelve la trama donde se revela que Cabello de Plata ha conseguido rejuvenecerse (tras los sucesos de Amazing Spider-man 75 USA donde su afán por rejuvenecerse le lleva a un estado protozoico del que consigue salir gracias a la propia formula de rejuvenecimiento como se explica a lo largo del número) y que Ala Negra es su hijo, DD y Tasha han sido derrotados y están prisioneros pero el valor de Foggy que consigue escapar brevemente y liberar a sus amigos unido el asalto de S.H.I.E.L.D al cuartel general de Hydra (lo que sirve para presentar un nuevo villano el Taladrador al que DD derrota), cambia las tornas y de esta forma rodeado y vencido Cabello de Plata decide escapar a su captura lo que consigue con la ayuda de hijo, la historia termina con un Foggy Nelson que después de todo lo que ha vivido rechaza unirse a S.H.I.E.L.D.

El número siguiente el 124 USA supone la llegada a la serie de Marv Wolfman en este caso ayudado en los guiones por Len Wein y supone en su primeras paginas una especie de epilogo a la saga anterior y es que si a lo largo de ella se había insinuado la posible vuelta de Matt y Tasha como pareja, en este número se deja claro que no va a ser así, ya que aunque ambos reconocen quererse, Tasha quiere marcharse para “encontrase a si misma”. Por lo demás el número supone la presentación de Cabeza de Cobre (en una saga que durar este número y el siguiente), autoproclamado héroe que no duda en matar a los presuntos “villanos” incluso por delitos tales como robar un bolso, el personaje homenaje a los pulps (de hecho sale de ellos ya que es un personaje de comic dentro del comic, metacomic ya a finales de los 70) se dedica a asesinar a los creadores del antiguo comic basado en el personaje aduciendo que se han enriquecido a su costa, al final DD descubre que Cabeza de Cobre es en realidad el hijo del modelo que posaba para las portadas del comic original y que este había enloquecido tras la cancelación de la serie creyendo realmente ser Cabeza de Cobre realmente, locura que había traspasado a su hijo, finalmente DD consigue vencerle ante la tumba de su padre. En estos números se sientan las bases además de otro importante argumento de la era Wolfman, en la reelección a fiscal del distrito Foggy tendrá un duro rival, Blake Tower que en principio parece ocultar algo turbio.

Wolfman es sin duda uno de los guionistas más destacados de la historia del comic de superhéroes, conocido sobre todo por su labor en la Distinguida Competencia, al frente de colecciones como Los Nuevos Titanes, Superman o sobre todo Crisis en Tierras Infinitas (saga clave en el universo DC y que cambiaria para siempre su historia), su labor en Marvel fue también destacada, sobre por todo su colaboración con Gene Colan en The Tomb of Drácula donde realizara un trabajo grandioso o por su interesante etapa en Spiderman.

A partir del 126 Wolfman inicia su etapa en solitario (destacar que además de guionista paso a ser editor de la serie, algo muy habitual en la época y que permitía un alto grado de libertad a los guionistas, esto solo cambiaria con la llegada al poder de Shooter que dese un primer momento quiso recuperar el control editorial sobre los comics que salían al mercado, siendo una de las razones por las que Wolfman dejaría Marvel) que abarcara hasta el 143 a los lápices contara en casi toda su etapa con Bob Brown que dibujara de manera ininterrumpida la serie hasta el 135, a partir de ahí serán muchos los dibujantes que se ocupen de DD hasta el final de su etapa, así John Buscema dibujara los números 136-137, John Byrne el 138 (en realidad Byrne estuvo a un paso de covertirse en el dibujante regular de la serie), Sal Buscema los 139-140, volviendo Bob Brown en los números 141-143, contando en el primero con la ayuda de Gil Kane.

Esta irregularidad afecta el final de la etapa y es que hasta entonces Wolfman había realizado una etapa muy interesante, presentado a personajes como Bullseye (Daredevil 131) se trata de un mercenario con puntería en perfecta siendo todo un arma en sus manos y que estaba destinado a ser uno de los grandes villanos de DD de la mano de Frank Miller, o Heather Glenn (Daredevil 126) descarada chica que poco a poco se irá ganando el corazón de Matt, Heather será además hija del dueño de Industrias Glenn lo que creara una interesante trama de cara al futuro, el personaje destinada a ser novia del héroe durante toda la etapa, también jugaría un papel muy importante en la época de Miller, a todo esto se añade que Wolfman restablece el binomio Nelson-Murdock de forma definitiva al ser este derrotado en la elecciones a fiscal por Tower que al final resulta no ser un mal tipo (Daredevil 130), con lo que estatus pre-San Francisco queda casí restaurado.

Durante estos números se retorna brevemente al casi único elemento que había quedado fuera de esta restauración, esto es Karen Page en un crossover con Ghost Rider serie de la que Karen había empezado a ser secundaria (Daredevil 138, Ghot Rider 20), en el crossover además de villanos clásicos de la serie como Rondador de la Muerte (que ya había sido usado antes por Wolfman) se dejara claro que la relación entre Karen y Matt era cosas del pasado y que ambos habían seguido adelante.

A lo largo de su etapa, Wolfman usara villanos clásicos de la serie como el ya mencionado Rondador de la Muerte, el Bufón o el Hombre Toro a la vez que presenta personajes como el Torpedo, identidad que será asumida por dos personas distintas y que enseñará a DD que no todo es lo que parece, pues si en un principio el personaje tiene toda la pinta de ser un villano al final se tornara en un valioso aliado.

En todo caso, el final de la etapa no será sin embargo positivo, ya que tramas absurdas (como una en la que Bullseye derrota a Daredevil y le ata a un tirachinas gigante para matarle) llevan al personaje a momentos muy malos que presagian lo que esta por venir con el descenso de las ventas y su paso más adelante a la bimestralidad antesala de la cancelación, para el recuerdo quedara (además de la creación de Bullseye claro) números de gran calado como el 139, donde DD demuestra su enorme potencial como héroe noir, en un número que sin duda influiría en Miller con un encolerizado DD buscado información en los rincones más oscuros del hampa.

A nivel visual Bob Brown se consolida en los lápices con un trabajo sólido pero de poca personalidad, en este aspecto y jugando a los ¿y si?, hubiera sido curioso ver que hubiera pasado si John Byrne se hubiera convertido en el dibujante regular de la colección, algo que estuvo muy cerca de suceder antes de que el genial artista recibiera el encargo de Los Campeones, y es que esta claro que un artista de tanta calidad, personalidad e influencia (no en ese momento, pero muy pronto la tendría), hubiera cambiado la historia de Daredevil...claro que uno no sabe si para bien o para mal; en fin con todo y como balance global esta etapa es bastante positiva, ya que si bien es cierto que abandona el cariz social que había introducido Gerber, Daredevil recupera en los guiones el carácter más urbano que le ayudará a encontrar su propia voz ya en época de Miller, un Miller que toma muchos elementos de la labor de Wolfman, por algo será.