viernes, 18 de junio de 2010

El Daredevil de Jim Shooter, Roger McKenzie y otros

Después de la etapa de Wolfman y Brown y antes de la llegada de Frank Miller a la colección, Jim Shooter y Roger McKenzie (con un elevado número de dibujantes) reguieron los destinos del cuernecitos del Daredevil 144 USA (Abril de 1977) hasta el Daredevil 158 USA (Mayo de 1979), una de la etapas más duras, comercialmente hablando, del personaje, en la que la temida bimestralidad, paso previo a la cancelación, llego la personaje.

Tras el final de la estancia de Marv Wolfman al frente de los guiones de DD el personaje había quedado tocado y es que si bien el cuernecitos nunca había sido un superventas, siempre mantuvo un nivel lo suficientemente estable como para no ver en peligro su continuidad, sin embargo tras la marcha de Bob Brown al frente de los lápices de la series esta perdió toda estabilidad en lo que a dibujo se refiere, lo que además de desconcertar al lector con el continuo baile de dibujantes, pareció descentrar también a un Wolfman que había iniciado su andadura en la serie de forma magnifica, pero que en sus últimos números pareció perder el rumbo, de esta forma cuando Wolfman dejo la serie en el número 143, esta estaba ya bastante tocada.

Su sustituto no fue otro que Jim Shooter a punto ya entonces de convertirse en Editor Jefe de la casa, Shooter es sin duda uno de los personajes más influyentes y polémicos de la historia de Marvel, responsable editorial de una de las etapas más brillantes de la historia de la Casa de las Ideas, su fuerte personalidad le llevo a enfrentarse a un gran número de artistas “hot” (termino que entonces no existia como tal, pero nos entendemos, vaya) de los 80, provocando en muchos casos que se estos se marcharan de Marvel, tras el fracaso económico que supuso el experimento del “Nuevo Universo” fue despedido de Marvel a la altura de 1987. En su faceta de guionista destaco por su gran labor al frente de Los Vengadores (por encima de todo La Saga de Korvac y La Trilogía de Nefaria donde ya muestra su interés en personajes superpoderosos) y sobre todo fue conocido por las primeras Secret Wars (que tuvieron una segunda parte mucho más lamentable también escritas por él) que supuso todo un hito en la historia de Marvel, no por la calidad de la obra, siempre muy discutida, si por el brutal éxito económico.

Su labor al frente de DD abarco desde el Daredevil 144 (Abril de 1977) hasta el Daredevil 151 (marzo de 1978), a lo largo de su etapa contó con la colaboración de diversos guionistas así en el 145 fue Gerry Conway quien colaboraría con él, en el 148 sería el dibujante Gil Kane quien le ayudaría en el argumento del comic, colaboración que repetirá con la ayuda además del próximo guionista, Roger McKenzie en su ultimo número en la serie el 151, destacar también que seria durante su corta estancia en la serie cuando DD perdía su periodicidad mensual en concreto en el 148 (Septiembre de 1977).

Su estancia en DD fue corta pero intensa con elementos que después aprovecharía Miller; a lo largo de estos números serán muchos los villanos clásicos a los que se enfrente DD, así en su primer número el rival será el Hombre Toro, en su segundo número será el Búho quien ataque a Daredevil en una historia en la que el villano parece caer a su muerte y en la que se nos cuenta como el suero que toma para obtener sus poderes había degenerado y casi le deja invalido (este elemento seía retomado años después en la serie), el 146 USA tiene una importancia capital y es que esta historia supone el regreso de Bullseye que harto de derrotas desafía a Daredevil a un combate que será televisado, el combate supone una nueva y humillante derrota de Bullseye ante los ojos de todo el mundo y el villano ya no muy sano mentalmente, termina por desquiciarse ante la humillación algo que Miller sabrá aprovecharen su etapa convirtiéndose este combate en un punto seminal en la relación entre el héroe y el villano y retomándolo en forma de recuerdo varia veces a lo largo de su etapa e incluso en la novela gráfica Elektra Lives Again, muchos años después.

A partir de este momento y a lo largo de los siguientes números se inicia una trama que también tendrá sus repercusiones despues, la trama esta relacionada con la Industrias Glenn propiedad del padre de Heather pareja sentimental de Matt. Todo se inicia con la resolución del secuestro de la novia de Foggy, Debbie Harris, (relación que con sus altos y sus bajos se retomaría en estos números), el principal sospechoso del secuestro así como de contratar a Bullesye, es el padre de Heather Maxwell Glennn, al final se descubre que quien está detrás de todo no es otro que Killgrave, el Hombre Púrpura (que pretende hacerse con el control de Industrias Glenn al igual que de otras empresas), pero Matt no puede demostrarlo y el padre de Heather es detenido, lo que repercute de forma negativa en la relación entre Matt y Heather, Matt intentar entonces defender a Maxwell lo que le llevara a enfrentarse con Foggy pues este no entiende como Matt defiende al secuestrador de su novia, sin que Matt pueda decirle la verdad sin poner en peligro su identidad secreta, a lo largo de la saga aparecerán distintos personajes clásicos como Rondador de la Muerte o de nuevo cuño como el Paladín (150 Enero del 1978) un mercenario de buen corazón que al igual que otros personajes como el Torpedo parecía destinado a ser un personaje secundario recurrente de la serie, pero al final no fue así apareciendo en otras series sobre todo en Spiderman. La trama se resuelve con el suicidio de Maxwell Glenn incapaz de soportar su situación antes de que Matt pueda demostrar su inocencia , a lo largo de la historia Heather descubre la identidad de Matt, lo que lleva a esta abandonar a Matt ya que es fue el como Daredevil quien en principio detuvo a su padre, Matt llega entonces a estar a punto de dejar su carrera de superhéroe, pero finalmente se da cuenta (tras salvar la vida de varias personas) que continua siendo necesario y se dispone a buscar a Heather para reconciliarse.

De esta forma y con alguna cabo suelto (que sería resuelto por su sucesor Roger McKenzie) termina la etapa de Shooter al frente de DD, esta etapa contó con varios dibujantes destacando de entre todos ellos el genial y legendario Gil Kane autor de los números 146-148 y 151, es relevante señalar la presencia a los lápices de uno de los grandes de la Distinguida Competencia en los números 149 y 150, ni más ni menos que Carmine Infantino uno de los responsables de la Silver Age con el renacimiento de Flash, que sin embargo en estos momentos no atravesaba por sus mejores días. La etapa en general es buena, brillante por momentos, pero carece tanto de estabilidad artistica como de proyección al ser tan breve, en todo caso estos apenas si siete números son una muestra de lo que podía dar de si la colección y el personaje central.

Su sucesor, Roger McKenzie sigue el camino trazado por Shooter, con historias bastante interesantes que cierran los cabos sueltos de este; McKenzie, más conocido por colaborar con Miller que por otra cosa destaca por sus etapas más bien breves en personajes como el Capitán América o Hulk.

La etapa de McKenzie se inicia demostrando la inocencia de Maxwell ante los ojos de una Heather a la que DD rescata de un nuevo secuestro protagonizado por un Killgrave que recurre sin éxito a alguno de los grandes enemigos de DD para detenerle (como pueden ser Cobra, Mr Hyde, el Bufón o el Gladiador) finalmente y con la ayuda de el Paladín, el Hombre Púrpura es derrotado y parece caer hasta su muerte (algo que evidentemente no será así), además y por otro lado también se restablecen las relaciones entre Matt y Foggy al arreglar este su situación con Debbie con quien se promete, todo esto se desarrolla entre los números 152-154 , números donde Roger McKenzie cuenta con colaboradores de lujo ya que Carmine Infantino repite en el primero y Colan regresa para dibujar los otros dos.

Partir de aquí McKenzie tendrá más libertad para desarrollar sus propios argumentos y tras un número de dibujado por Frank Robbins (155, en el cual se sientan las base de la nueva saga con la incorporación de un nuevo personaje secundario a la serie la secretaria Becky Blake que también tendrá su momento de gloria con Miller), los dos siguiente (156 y 157) supondrán los últimos números Gene Colan en la serie en mucho tiempo. La trama gira en torno a un villano recurrente en los últimos números el Rondador de la Muerte deseoso de vengarse de Daredevil, el cual dominado por el villano ataca a Los Vengadores siendo derrotado, el ataque supone un reencuentro con Tasha que salva la vida de nuestro entrañable cuernecitos del letal toque de la muerte del Rondador; tras esto y ya en su despacho Matt es atacado y secuestrado por los Ani-hombres, lacayos del Rondador sin que Tasha pueda impedirlo, y así llegamos al número 158 que cierra la trama donde el Rondador de la Muerte desvela su origen como un antiguo enemigo de DD, el Exterminador procedente del número 41 de la colección al que Matt derroto tras destruir su rayo de desplazamiento temporal durante una explosión en la que el propio Exterminador se ve atrapado, consiguiendo volver del flujo temporal ansioso por vengarse de un Daredevil del que conoce su identidad y culpa de sus males, siendo finalmente derrotado y muerto (sin que Matt pueda evitarlo) usando DD sus propios poderes en su contra.

Sin embargo si este número ha pasado a la historia no solo del personaje sino del comic americano, se debe a que es el primero dibujado por Frank Miller en la serie, un hombre destinado a cambiar para siempre al personaje y convertirse en uno de los autores más grandes de la historia del comic. Su llegada es anunciada a bombo y platillo en el propio número con un no muy habitual, “Cada cierto tiempo un nuevo artista realmente grande explota en la escena Marvel como una granada; rumoroso Roger McKenzie.; colosal Klaus Jansosn y Geor Roussos, predicen con total confianza que el recién llegado; desmadejado Frank Miller, es uno de esos artistas”, que versan los títulos de crédito del número en cuestión, y es que Marvel es consciente de tener algo grande entre manos y no tardara en dar plenos poderes a Miller en la serie.