viernes, 11 de junio de 2010

El Daredevil de Gerry Conway y Gene Colan.

Con Gene Colan como principal sello de identidad de la colección, los guionistas iban y venían en etapas más o menos largas, la de Gerry Conway fue más larga que la de Thomas pero quedo lejos de la de Stan Lee.

La llegada de Gerry Conway al mundo de los comics no pudo ser más fulgurante y es que este neoyorquino nacido en 1952, demostró un precoz talento que le llevo a escribir con apenas 19 años a escribir algunas de las series más importantes de Marvel durante la década de los 70, de su ingente labor al frente de los guiones de casi todos los personajes importantes de la por entonces todavía Casa de las Ideas, destacan sobre todo dos obras, por un lado su labor en Thor donde permaneció casi 40 números y firmo una etapa calidad bastante discutible pero de importante peso, y sobre todo su Spiderman, donde es uno de los responsables de la muerte de Gwen Stacy, firmando una excepcional etapa al frente del arácnido en la que este dio firmes pasos en el proceso de madurez, en una evolución continua en el personaje lejos del estancamiento que parece presidir su vida comiqueril tras su boda a mediados delos años 80, precisamente en esa década volvería Conway a su personaje fetiche siendo responsable de los guiones de Web of Spiderman y Spectacular Spiderman pero ya nada sería lo mismo firmando guiones más bien mediocres, destacar también su importante labor al frente de personajes clave de la Distinguida Competencia como por ejemplo Batman, la JLA o la excelente Cinder & Ashe con el gran José Luis Garcia López.

En general la obra del autor resulta bastante irregular, con innegables aciertos (Spiderman) y anodinos comics (en Marvel casí todo lo demás), por desgracía su etapa en Daredevil forma parte de estos últimos, Conway estuvo al frente del cuernecitos desde el número 72 (enero de 1971), hasta el número 98 (abril de 1973), un total de 27 números, de los cuales los dos últimos solo contarían con su argumento, ya que los diálogos serian escritos por el llamado a ser su sucesor, Steve Gerber, destacar también el número 79 (agosto del 71) que guioniza en colaboración con Gary Friedrich.

A lo largo de estos 27 números, muchas cosas cambiarían para Daredevil, se produciría la ruptura definitiva con Karen Page que incapaz de soportar la doble identidad de su amado se marcha a Los Ángeles para emprender una carrera como actriz cuyas consecuencias se verían años más tarde en la excepcional Born Again, de esta forma se producía un cambio muy relevante en la strip, ya que desaparecía un personaje secundario fijo que parecía destinada a ser sempiterna novia del héroe demostrando así que las cosas eran muy distintas en Marvel.

El cambio más relevante sin embargo, vendría dado por el la nueva relación que emprendería nuestro héroe, ni más ni menos que con Natasha Romanoff, la Viuda Negra. Aparecida originariamente en Tales Of Suspense 52 (abril de 1964, serie protagonizada por Iron Man), se trataba en origen de una espía rusa destinada a sabotear la labor de Industrias Stark, para lo cual no duda en intentar seducir primero al propio Stark, y después manipular a Ojo de Halcón para que le sirviera en sus intereses; prototipo de mujer fatal y manipuladora de Stan Lee (para el que solo parecía haber dos tipos de mujeres, la mujer-florero o la mujer maipuladora), terminaría redimiéndose por el amor de Ojo de Halcón algo también muy clásico en estos primeros tiempos de Marvel, no hay que olvidar la redención del propio Ojo de Halcón, Mercurio o la Bruja Escarlata y de esta forma “vería la luz”, abandonado a sus “pérfidos” amos comunistas y abrazando los ideales americanos, y es que debemos tener en cuenta el periodo en el que se desarrollan estas historias, en plena Guerra Fría, siendo los comics un medio de propaganda más, en todo caso Tasha sería un personaje importante del Universo Marvel, llegando a colaborar de forma continua con Los Poderosos Vengadores.

El personaje va sufriendo una interesante transformación hasta convertirse en una especie de superespia, mejorando enormemente su imagen visual, gracias a un fantástico (y ceñidísimo) traje diseñado por John Romita Sr., de esta forma se convertiría en un recurrente personaje secundario de muchas series de la casa, cuya presencia era muy agradecida por los fans, en función de su enorme carisma y fuerza, convirtiéndose de paso en una rompecorazones del mundo superheroico, manteniendo relaciones más o menos intimas con diversos héroes como Ojo de Halcón, Iron Man o Hércules.

Sería sin embargo su relación con Daredevil la más larga y la que más marco al personaje, no en vano compartió cartel con el héroe de rojo desde el número 92 (octubre de 1972) hasta el 108 (marzo de 1974), ya que la serie de este paso a llamarse Daredevil and the Black Window, la relación también traería como consecuencia un cambio de ambientación para la strip, y es que Daredevil abandona New York, y se traslada a San Francisco, tratando de olvidar a Karen; si hoy en día consideramos a Daredevil más neoyorquino que el Empire State Bulding, y sería impensable una “mudanza” a otra ciudad, lo cierto es que la cosa no era tan así en los años pre-Miller, y es que la falta de definición del personaje continuaba presente, haciendo que a nadie le extrañase que se fuera de la ciudad, esto que tuvo una clara explicación comercial, tanto en la fuerza del movimiento feminista de los 70 (de ahí en gran parte al presencia de la Viuda en el titulo), como por el intento de dar una dirección nueva a una serie que no iba muy bien de ventas, dio lugar a situaciones curiosas y no explicadas, ya que a nadie pareció llamar la atención el que cuando Murdock se traslada a vivir a San Francisco, Daredevil también empiece a operar por allí, y más cuando la identidad secreta de Matt ya había sido cuestionada en el pasado, pero bueno eran otros tiempos, tal vez más inocentes, o al menos así parecen recordarse cada vez que se evocan estos años en los comics actuales.

El cambió en el status quo fue rádical, desaparecida Karen y quedándose Foggy en New York , la serie además de Matt y Natasaha, contaría con una curiosa pleyade de secundarios, destacando Iván, amigo y casi padre de Tasha ya que la crió desde pequeña, el comisario O´Hara que recela continuamente de los superhéroes y no es muy colaborador con nuestros héroes o el teniente Paul Carson que enseguida muestra su interés romántico por Tasha.

La primera aparición de Natasha en la serie data del número 81, en el cual la Viuda salva la vida a Daredevil y empieza a sentirse atraído por él, tras esto y con la ayuda como abogado de Matt, Natsaha es absuelta de una acusación injusta de asesinato, en un juicio en el que Foggy como fiscal del distrito pone toda la carne en el asador para condenarla y no duda en usar su pasado comunista (juicio que seria revivido de forma magistral en la grandiosa Marvels de Busiek y Ross ya en los 90), esto precipita los acontecimientos y tras dejar definitivamente la relación con Karen, Matt y Natasaha se trasladan a San Francisco en el número 87.

Antes de todo esto en los números que van del 72 al 80 Conway nos ofrece una serie aventuras intrascendetes que no parecen ir a ningún lado, así tras un extraño comic que enfrenta a DD con Tagk, Señor de los Leopardos procedente de otra dimensión y que finalmente termina por mostrarse como un personaje noble y con cierto potencial llega un crossover con Iron Man serie que guionizaba el mismo Conway, el crossover abarca tres números (Daredevil 73 y los números de Iron Man 35 y 36), en una historia centrada en el Zodiaco, con claro cariz místico y con una llave del Zodiaco jugando un papel central, en el número el 74 se cuenta con una historia en la que New York. afectada por una niebla creada por un grupo de delincuentes se ve asolada por una ola de ceguera que deja a Daredevil, como una especie de tuerto en un país de ciegos, la situación se termina por resolverse favorablemente y resulta interesante la reacción de Foggy que después de muchos años dice por fin comprender como es el día a día de Matt.

Tras esto, vienen dos números el 75 y el 76 donde Daredevil derrota al Condor un nuevo villano que protagoniza una revuelta en una republica bananera (algo a lo que Conway parece muy aficionado ya que tramas parecidas a esta las utiliza en varias series), pasando así a nuevo crossover aunque un tanto raro, en Daredevil 77 se inicia una historia que cuanta como protagonistas a Daredevil, Spiderman y Namor, trama que se resuelve en el número 40 de la colección protagonizada por el príncipe de Atlantis, serie guionizada también por Conway , pero sin Daredevil, ya que solo Spiderman y Namor saldrán en ese capitulo.

Tendremos despúes un nuevo enfrentamiento con el Toro un gargantuesco villano con forma de minotauro y con el Búho, precisamente de este enfrentamiento salva Natasha la vida a un DD a punto de morir ahogado en el ya mencionado número 81.

De esta forma y tras resolver definitivamente la relación con Karen (86 en el que además hay un enfrentamiento con el Buey) y el juicio de Natasha ( al que se acusa del asesinato del Escorpión, en el número 82, juicio que se celebra al número siguiente el 83) y tras unas aventuras donde Daredevil con la ayuda de Natasha se enfrenta de nuevo al Gladiador o al asesino la pareja, se trasladan definitivamente a San Francisco en el ya mencionado número 87.

Como decíamos antes, este cambio de dirección en la strip se debe sin duda a un intento de reinicio de la misma, la serie no andaba muy bien de ventas, y dado que DD nunca había tenido una definición propia (siempre a la sombra de Spiderman), se pretendía con este cambio alejar a DD de New York para diferenciarlo más del trepamuros y de paso intentar comenzar de nuevo, sin embargo los recuerdos a la anterior etapa serán constantes, ya que no en vano el primer villano al que se enfrente DD en San Francisco será el mismo que el primero que tuvo enfrente cuando inicio su carrera como superhéroe, Electro siendo el siguiente enemigo otro de los primeros rivales del héroe, el Hombre Púrpura.

De esta forma la aventuras que DD tenga en San Francisco no se diferenciaran en exceso de la que tenia en New York enfrentándose a villanos clásicos de la serie como Mr. Miedo (91 con una impresionante portada de Gil Kane) o el Toro, tal vez el principal matiz diferenciador vendrá por la profundización en la relación entre Matt y Tasha, una relación compleja, dado el fuerte carácter de ambos, pero intensa y sobre todo interesante, en lo que sin duda es uno de los escasos aciertos de la etapa de Conway en el cuernecitos.

Conway cierra su etapa con dos números donde la pareja se enfrenta al Mesias Oscuro un nuevo villano de tintes religiosos, historia sin gran interés y dialogada por Steve Gerber en el que el villano termina autodestruyéndose.

En el apartado artístico toda la etapa (excepto el 83 dibujado por Barry Windsor Smith y Alan Weiss y entintado por el dibujante del primer número de la serie Bill Everett) esta dibujada de nuevo por un magistral Gene Colan, que sigue haciendo gala de sus claroscuros y que dibuja a una bellísima Viuda Negra, con una narrativa solo a la altura de los grandes genios, su etapa sin embargo se acerca a su fin, en lo que será un duro golpe para el cuernecitos.

Como balance global de estos números tal vez cabría señalar que aunque es loable el intento de dotar al personaje de una identidad propia y distinta al resto de los héroes de la casa, más allá de su minusvalía, lo cierto es que el intento termina en fracaso y es que la clave no es tanto cambiar de escenario y secundarios, como si potenciar los elementos propios del personaje que ya estaban ahí desde el principio pero que nadie parecía ver, en todo caso lo mejor de la etapa es la relación construida entre Matt y Tasha, una relación que dejando atrás el amor, pero no la amistad se ha mantenido con el paso de los años, no es poco legado para una etapa por lo general (y salvo en el apartado artístico) tan mediocre.