miércoles, 3 de noviembre de 2010

Daredevil & Capitán América: Doble Muerte de Tito Faraci y Claudio Vila.

Aunque en los USA fue publicado en grapa, por intenciones y orígenes, Daredevil & Capitán América: Doble Muerte, es un comic europeo que enlaza con la mejor tradición americana y que se asemeja más en cuanto a formato, al menos en Europa donde nació el proyecto, al que tradicionalmente se asocia a la novela gráfica que al del comic-book estándar.

Fruto del acuerdo entre Panini y Marvel, la primera ha podido realizar diversas historias de producción propia con alguno de los principales iconos de la Marvel, historias realizadas íntegramente por autores europeos y en principio destinadas al mercado europeo; dentro de este acuerdo se engloba este Daredevil & Capitán América: Doble Muerte, un comic que cuenta con los italianos Tito Faraci a los guiones y Claudio Villa a los lápices, un duo de dilatada experiencia en Italia y que realiza un interesante trabajo con dos de los personajes más importantes de la Casa de las Ideas.

Daredevil & Capitán América: Doble Muerte, es un comic clásico en muchos aspectos, tanto el guión con la estructura narrativa adoptada por el dibujante recuerda y mucho a los comics más puramente setenteros del Daredevil preMiller, comics tal vez no tan sofisticados y oscuros pero en todo caso entretenidos y llenos de magia, una magia que Tito Faraci consigue recuperar en gran medida gracias a un guión sencillo pero sólido que retoma el primer villano dibujado por Miller en el ya lejano DD volumen I USA número 158, se trata del Rondador de la Muerte (traducido aquí como el Segador de la Muerte), el villano que encontró su final en ese mismo comic reaparece aquí sin necesidad de recurrir a una resurrección gratuita en una historia que perfectamente podría estar integrada en continuidad

El villano que siempre se había caracterizado por su capacidad de moverse entre dimensiones y jugar en cierta medida con el tiempo, consigue llegar al futuro solo para encontrase con que su destino es la muerte en un enfrentamiento con Daredevil; decide entonces vengarse y tras secuestrar a varios inocentes reta a DD a que acuda al cementerio donde entablaron su último combate para cambiar su vida por la de los rehenes, donde más chirría la historia tal vez sea en la justificación para la intervención del Capi y es que este alertado por SHIELD acude para evitar que el Rondador muera ya que se supone que al ser un viajero espacio-temporal su muerte podría colapsar la realidad y destruir el universo, una explicación poco creíble a poco que se conozca minimamente el funcionamiento de la teoría del tiempo en Marvel; como no podía ser de otra forma la llegada del Capi provoca el inevitable enfrentamiento héroe-héroe con un DD drogado que percibe al Capi como un monstruo y que finalmente termina con una colaboración para vencer al Rondador.

Como decíamos antes, un guión clásico de pe a pa que parece escrito con el manual en la mano y que pese a su escasa originalidad consigue arrancar una sonrisa nostálgica en el lector, pero si el guión es, cuando menos entretenido, el dibujo es directamente espectacular, con un Claudio Villa pletórico que se ve muy favorecido por el aumento de tamaño y que demuestra tanto una gran espectacularidad como una sabia narrativa que enriquece la lectura, juega en todo ello un papel muy relevante el brillante color de la obra donde Fabio D´Aura realiza un trabajo inmenso destacando matices tales como el dominio del rojo cuando DD esta escena o del azul cuando lo esta el Capi o la escena en que Daredevil con la percepción alterada “ve” al Capi como un monstruo.

No seria conveniente terminar sin señalar un par de apuntes al respecto de la edición de Panini de la obra, publicada en formato álbum europeo, el comic cuenta con una edición formalmente excelente y con un papel de calidad que sin embargo puede verse ensombrecida por el precio ya que cuesta 10.50 euros por 48 páginas de comic, siendo además un comic de muy rápida lectura muy en el estilo de cualquier bigrapa actual, el comic en si teniendo en cuenta el formato no se puede considerar caro, ya que los comics europeos tiene un coste incluso mayor por el mismo número de páginas (aunque eso si, proporcionan por regla general más tiempo de lectura), la cuestión sería por tanto si realmente el comic merece este tipo de edición, como siempre esto es muy opinable, pero al tratarse de un comic “único” de producción europea y realizado desde la casa madre uno puede entender (que no compartir) la decisión de la editorial.